A 15 años de la muerte de Carl Sagan: un legado maravilloso

Por Peralta Delgado. Carl Sagan murió un, 20 de diciembre, pero de 1996. Hace 15 años murió una de las mentes más inteligentes y creativas de los últimos tiempos.

El científico y astrónomo nació en Nueva York, Estados Unidos, en 1934 y moriría en 1996, siendo reconocido como uno de los más notables divulgadores científicos, humanista y ecologista del siglo XX. Este hombre fue capaz de acercarnos con sencillez y hasta con una amable sonrisa a los asuntos más trascendentes del ser humano, del planeta tierra y del vasto universo. Su serie «Cosmos» fue un intento de popularizar la ciencia a través de la televisión, y sus libros fueron un ejemplo maestro de una gran humildad pese a su enorme sabiduría.

Quien no haya leído a Carl Sagan, tiene la oportunidad ahora que cumple 15 años de muerto, de acercarse a algunos de sus libros o recordarle en alguno de sus videos. Como este que compartimos, donde su voz serena habla de la mota de polvo que es el mundo en el universo, visto así, en estas imágenes, podemos percibir cómo el ser humano a veces se cree tontamente inmenso cuando el planeta tierra es, en realidad, tan pequeño. Carl Sagan dice: «Piensa en los ríos de sangre derramados por cientos de generales y emperadores para conseguir la gloria y ser los amos momentáneos de una fracción de un punto».

Este no es un recuento de los muchos logros, premios o actividad científica que, efectivamente tuvo Carl Sagan, es un homenaje a un hombre que puede ser la inspiración necesaria para estos tiempos egoístas, violentos y rápidos; él fue un hombre tan inteligente como sensible para ser un ateo declarado, y sin embargo, haberse granjeado la amistad y el respeto de líderes religiosos de todo el mundo que alzaron oraciones a su nombre, a su muerte.

Date la oportunidad de leer sus estupendos ensayos: «Miles de Millones» y «El mundo y sus demonios», ver la película «Contacto» basada en su novela, o ver por partes los tomos de su programa «Cosmos» en video, recomendamos ampliamente los Tomos I y II. Estamos seguros que encontrarás valiosa información y un momento de reflexión, todo con el carisma que, como cereza del pastel, acompañaron todas las exposiciones de uno de los mejores promotores científicos de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba