Agua, un recurso en escasez

agua limpia

Pareciera que es mucha y más por estos días que las calles son como ríos, pero en realidad el agua cada vez es menor, sobre todo si se estima con relación a la proporción que requiere cada persona.

Y es que aunque el 70 por ciento de la superficie terrestre está compuesta por agua, de ella el 96.5 corresponde a agua salada, localizada principalmente en los océanos y mares; el 3 por ciento restante es dulce, pero sólo un uno por ciento se encuentra en estado líquido.

En los últimos años el crecimiento de la población, el crecimiento de la industria y otras actividades como la agricultura ha llevado a una situación crítica, de que cada vez haya menos disponibilidad de agua.

Y es que la disponibilidad del líquido depende de la dinámica del ciclo hidrológico, el hombre ha alterado dicho ciclo para satisfacer diversas necesidades, principalmente para uso agrícola, industrial y doméstico. Se calcula que en el mundo las actividades agropecuarias consumen aproximadamente el 76 por ciento del agua dulce.

Además en las últimas décadas el agua se ha convertido en un recurso estratégico para el desarrollo económico y la supervivencia de los países debido a la escasez del agua para consumo humano y a la pérdida de la calidad original.

Según expertos de Naciones Unidas, 2 de cada 10 personas en el mundo –más de mil millones de personas– carecen de fuentes de agua potable, lo que ocasiona que por día 3 mil 900 niños mueran por este problema, mientras que más de 2.6 mil millones no cuentan con saneamiento básico.

Cada vez llueve menos. Este año la sequía se extendió más de lo normal afectando a los diversos sectores económicos que principalmente sobreviven de las lluvias, no dejando de lado que para la población en general también afecta la falta de lluvias ya que incrementa las temperaturas y además la posibilidad de escasez de agua en la llave.

¿Cuánto llueve?. De acuerdo a los organismos relacionados a la temática ambiental, el 73.2 por ciento del agua de lluvia se evapotranspira y regresa a la atmósfera, mientras que sólo un 22.1 escurre por los ríos y arroyos, y 4.7 por ciento se infiltra al subsuelo y recarga los mantos acuíferos.

El agua aparte de ser benéfica, también puede ser causante de enfermedades, sobre todo cuando se contamina. Las principales causas de estas enfermedades en el último año son: virus y otros organismos, paratifoidea y salmonelosis, la fiebre tifoidea y la intoxicación alimentaria bacteriana y la shigelosis.

El problema de la falta de recolección y tratamiento de una parte de las aguas residuales ha derivado en problemas de insalubridad, de alteración del equilibrio ecológico de los cuerpos receptores y de la posible contaminación de las fuentes de abastecimiento superficiales y mantos acuíferos.

Por: Carlos Lara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba