Argentina en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático en Panamá

El embajador argentino ante la ONU, Jorge Argüello, habló en la inauguración de la reunión de estados parte de la Convención Marco del organismo para el Cambio Climático, que se realiza en Panamá. Argüello dijo que todos los estados son responsables de la degradación del medio ambiente, pero “las intensidades (…) difieren entre los países desarrollados y lo que no lo están”.

Sostuvo que las grandes potencias “quieren mantener niveles de consumo insostenibles, a expensas de las posibilidades de desarrollo de nuestros países”. Agregó que “el desarrollo en Europa y los países centrales fue logrado históricamente –entre otras razones– por el proceso de colonización y explotación de los recursos naturales y por la revolución industrial, que terminó pagando un precio oscuro: la contaminación constante del ambiente durante un siglo y medio”.

La reunión de los estados partes y observadores del la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático y el Protocolo de Kyoto que se realiza en la Ciudad de Panamá entre los días 1 y 7 de octubre es la última reunión plenaria de la ONU, antes de Durban (Sudáfrica) donde se desarrollara la Cumbre de Cambio Climático. La Cumbre de Cambio Climático de Durban, organizada por la ONU, tiene por objetivo consolidar compromisos para la reducción de las emisiones con efecto invernadero en el planeta, para combatir el calentamiento global, y ayudar a los países a enfrentar sus impactos.

La Cumbre de Durban procurará consolidar compromisos para la reducción de las emisiones con efecto invernadero en el planeta, para combatir el calentamiento global y ayudar a los países a enfrentar sus impactos.

Para el mundo en desarrollo, la renovación del Protocolo de Kyoto es una prioridad absoluta, afirmó Arguello, quién participó de la Reunión en su calidad de Presidente del G77 y China, integrado por 132 naciones.

Tenemos que darnos cuenta hacia dónde vamos, y parar: el Protocolo de Kyoto fue un primer paso importante en la dirección de compartir nuestras responsabilidades comunes pero diferenciadas e intentar una verdadera solución global, y no una solución sólo para pocos», consideró.

El protocolo de Kioto, negociado en 1997 y cuya vigencia termina en 2012, obliga a los países industrializados a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba