Barack Obama incumple promesas para liderar la lucha contra el cambio climático

Como un viejo abonero, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha vuelto en estos días a recorrer las calles y tocar a las puertas de su diversa clientela electoral, con la esperanza de cobrar el abono esperado que le permita permanecer cuatro años más en la Casa Blanca.

Sin embargo, a diferencia de hace cuatro años —cuando se convirtió en la fuerza detrás del movimiento del cambio y la esperanza—, la decepción y la frustración por las promesas incumplidas han hecho de su trayecto un sendero sembrado de reclamos, protestas y exigencias para poner en entredicho sus posibilidades a la reelección.

Son muchas las promesas incumplidas pero las que rescatamos en nuestro diario tienen que ver directamente con las relacionadas a la lucha contra el calentamiento global.

Tres años después de haber juramentado como el 44 presidente constitucional de Estados Unidos, la imagen de Obama como agente del cambio, se ha convertido en su peor enemigo. Su récord en los distintos ámbitos de su agenda deja hoy mucho que desear entre quienes hace cuatro años se sumaron al movimiento que prometía una nueva era en inmigración, los derechos humanos, la solución de conflictos y el medio ambiente.

El mandatario demócrata ha fracasado a la hora de aprovechar su autoridad para abogar por una acción decidida en el cambio climático, en los últimos años de Gobierno del presidente el resto del mundo esperaba la llegada de un líder estadounidense que enfrentara con agresividad la crisis climática, pero ha quedado claro que no hay ningún cambio real respecto a la era Bush.

El presidente Obama nunca ha presentado al pueblo estadounidense la magnitud de la crisis climática. Simplemente, no ha abogado porque haya acción. No ha defendido la ciencia frente a los turbios y deshonestos ataques políticos de los escepticos. Y tampoco ha proporcionado un espacio presidencial para que la comunidad científica pueda mostrar al público la realidad de la ciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba