Baterías caseras prometen hacer realidad el sueño de la autosuficiencia energética

tesla-home-battery

Se calcula que en los próximos 15 años el consumo mundial de electricidad aumentará en un 60%. ¿Cómo cubrir esa demanda de forma eficiente, ecológica y barata? Una de las soluciones podría estar en las baterías caseras. Hace poco Tesla Motors presentaba en EEUU la primera de ellas comercializable.

 

Batería de bajo coste para hogares que opera con energía solar

 

Pero no es el único proyecto. En Japón, Toyota ya ha creado la suya –una que también vale para el coche-. Y, en España, el proyecto Silstore podría arrojar un prototipo basado en silicio en solo tres años.

 

Toyota convertirá las baterías viejas de los híbridos en sistemas de almacenamiento de energía

 

Mucho se ha hablado estos últimos días de la nueva batería para hogares anunciada por Tesla Motors. Todo empezó con la presentación de un producto que, según el director ejecutivo de la compañía, Elon Musk, puede ser la clave para una potencial transformación hacia la sostenibilidad del suministro energético mundial.

La batería se llama Powerwall, está destinada al uso en hogares y empresas; y almacena la electricidad generada por paneles solares, para su uso cuando la oscuridad se cierne sobre las casas. Puede cubrir el consumo eléctrico diario de dos personas.

Pero no solo se están desarrollando baterías para casas en EEUU. Por ejemplo, en esta línea está el proyecto Silstore, de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en cuyo marco se está creando un sistema que almacena electricidad bajo la forma de calor latente de silicio y lo convierte de nuevo en electricidad, a través de convertidores termofotovoltaicos.

Dado el precio del silicio, este sistema es de bajo coste (el silicio es el elemento más abundante de la Tierra). Además, Silstore no dañará el medio ambiente y presentará elevadas densidades de almacenamiento de energía: hasta 500 kWh/m3 y 250 kWh/ton, según explica Alejandro Datas, promotor del dispositivo en el Instituto de Energía Solar de la UPM, en la ficha técnica del proyecto.

Las unidades Silstore, por otra parte, producirán calor y electricidad. Cada una de ellas podría suministrar ambas energías a 30 viviendas. Se espera que el primer prototipo esté listo en tres años.

En Japón, Toyota también ha creado una batería que puede suministrar energía a una casa durante una semana. Se trata de una batería de combustible de hidrógeno que normalmente está en uno de sus modelos de coches, el Toyota Mirai, pero que también se puede quitar para usar en los hogares.

 

Toyota Mirai: el primer coche de hidrógeno producido en serie

 

Powerwall es una batería recargable de ión de litio que se presenta en un formato moderno y elegante, en diversos colores, y sin un tamaño preestablecido (la media está en los 130 x 86 x 18 centímetros, con un peso de 100 kilos). Su precio varía entre los 3.000 y los 3.700 dólares, según la energía que almacene (entre 7 y 10 kWh).

El dispositivo, con 50 ciclos de carga anuales, puede colocarse en cualquier pared (en entornos a entre -20º C y 43º C), y permite unir varios aparatos para multiplicar la capacidad de almacenamiento de la casa.

Se calcula que las primeras Powerwall se entregarán a mediados del próximo año –de momento, solo se venderán en EEUU), pues Tesla Motor ahora está recibiendo los primeros pedidos (en la primera semana, se produjeron cerca de 40.000 reservas).

Entre las pegas que se le han sacado están, por una parte, que su versión industrial, el Powerpack, que podría alcanzar entre 100 y 150 kWh, solo asegurará un flujo de energía constante de 10 kWh máximo. En segundo lugar, el precio de la máquina no incluye su instalación.

Por otro lado, según BloombergSolarCity, proveedor de placas solares socio de Tesla para este proyecto, ha decido no instalar, por el momento, la Powerwall de 7 kWh por considerar que “no tiene sentido económico” ya que, en Estados Unidos, a aquellos que cuentan con paneles solares en sus casas para el autoconsumo, les sale más rentable vender el excedente de energía a la red eléctrica, que almacenarlo para su propio uso.

Para un consumo cada vez mayor

Avances como el de Tesla o Silstore resultarán cada vez más importantes, pues se calcula que la demanda en el mercado global de sistemas avanzados de almacenamiento de energía se incrementará en un 70% para 2035, según explica Alejandro Datas. Este incremento responderá al crecimiento del consumo mundial de electricidad, que está estimado en un 60% en el período 2011-2030.

 

¿Y si pongo una batería para energizar mi casa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba