Biocombustibles a partir de aguas residuales

aguas residuales

El ‘Estudio de la viabilidad del uso de microalgas en la depuración de aguas residuales: biofijación de CO2 y producción de biocombustibles’ analiza cómo eliminar ese exceso de nutrientes medidante el cultivo en fotobiorreactores de microalgas de contenido elevado en aceites. La investigación abre una línea de trabajo cuyo objetivo es mejorar los tratamientos de aguas residuales urbanas. Hasta la fecha, los cultivos más utilizados para eliminar nutrientes son especies de los géneros Chlorella, Scenedesmus y Spirulina, aunque también se ha investigado la capacidad de Nannochloris, Botryococcus brauini y la cianobacteria Phormidium. En relación a las técnicas habituales que usan microalgas para tratar aguas residuales cabe citar las lagunas algales de alta velocidad (high-rate algae ponds, HRAP).

Ante el incremento de nutrientes, sobre todo nitrógeno y fósforo, en ecosistemas acuáticos, expertos de la Universidad de Cádiz han decidido sacar partido de esta alteración, resultado de la actividad humana. Una investigación estudia cómo eliminar ese exceso de nutrientes medidante el cultivo en fotobiorreactores de microalgas de contenido elevado en aceites. Esta línea de trabajo parte de la premisa de mejorar los tratamientos de aguas residuales urbanas.

Lo que se persigue no es solo incrementar la eficacia del proceso de depuración, sino reducir los costes de tratamiento utilizando una fuente barata de nutrientes, principalmente nitrógeno y fósforo de efluentes de aguas residuales urbanas, para producir biomasa de elevado valor como materia prima, bien para generar biocombustibles o combustibles directos”. Así describe Carmen Garrido, responsable del ‘Estudio de la viabilidad del uso de microalgas en la depuración de aguas residuales: biofijación de CO2 y producción de biocombustibles’, el porqué de esta investigación que se lleva a cabo desde la Universidad de Cádiz. Este proyecto de excelencia busca demostrar qué microalgas son las más válidas desde una perspectiva de recuperación biológica de los efluentes o emisión contaminante. Ríos, lagos o embalses acusan un incremento de nutrientes, especialmente nitrógeno y fósforo, que alteran los ciclos biogeoquímicos naturales, a raíz del impacto de la actividad humana. Las consecuencias para el medio ambiente suelen ser graves, produciéndose fenómenos cono la eutrofización. Además, el reparto geográfico desigual de los recursos hídricos en el país y la reutilización de las aguas residuales acaparan cada vez un mayor interés científico, tecnológico y político como parte de la solución a este problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba