Cambio de usos de suelo atenta contra la ecología

Unas 18½ hectáreas de manglar en el área sur de Juan Díaz están en riesgo como consecuencia de un cambio de uso de suelo que aprobó el Ministerio de Vivienda (MIVI) en enero de 2007, para realizar el proyecto Santa María Golf & Country Club. Los manglares de la costa este de la ciudad de Panamá han sido depredados poco a poco, primero por Costa del Este, y ahora por nuevos promotores que, o no conocen, o irrespetan el valor de la vida estuarina, donde los pequeños peces y crustáceos se protegen de los depredadores antes de salir a mar abierto.

Los seres humanos han practicado la litoralización -o costumbre de vivir junto al mar-por una vieja manera de gobernar y ejercer poder, conocida como talasocracia.

El proyecto Santa María Golf & Country Club se desarrollaría sobre unas 23½ hectáreas de manglar, pero de acuerdo con el estudio de impacto ambiental (EIA), aprobado por la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) en febrero de 2008, se talarán otras cuatro hectáreas para la canalización del río Juan Díaz.

El MIVI había catalogado esas áreas como zonas de reserva ecológica, a través de la Resolución 1-80 del 3 de enero de 1980, por lo que los grupos ambientalistas panameños están cuestionando las decisiones del MIVI y la ‘vista gorda’ de ANAM, porque el proyecto sigue avanzando y ningún inspector ha dicho nada sobre la depredación del manglar. En el año 2000 se aprobó el Decreto Ejecutivo No. 205 de 28 de diciembre, que estipula que deben conservarse los manglares de la desembocadura del río Juan Díaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba