Como calcular tu huella ecologica?

1huella ecologia.jpg

Un informe de WWF asegura que la población mundial necesita al ritmo actual de consumo el equivalente a 1,5 planetas.

Es una forma llamativa de expresar que los humanos utilizamos en un año recursos de la Tierra más rápido de lo que tardan en renovarse.

Estas mediciones se realizan a través de la huella ecológica, un indicador de sostenibilidad con una metodología muy particular ideado en los años noventa por el profesor de la Universidad de Toronto (Canadá) William Rees y su entonces alumno Mathis Wackernagel.

¿Cómo se calcula una cuestión tan compleja?

Como se mide la huella ecologica?. La huella ecológica se suele medir en hectáreas globales (hag) por habitante y año.

Es una estimación de la superficie que se necesita para producir los recursos consumidos: la superficie de campos para cultivar los alimentos y la fibra para ropa, la de los pastos para el ganado, la del mar para sostener las capturas de pesca, la de bosque para producir la madera y pulpa, o la utilizada para construir encima ciudades, carreteras o cualquier infraestructura. No tiene en cuenta el uso de agua u otros impactos generados por el consumo (como la contaminación o la pérdida de biodiversidad).

¿Qué pasa con la incidencia en la biosfera del consumo de bienes o de energía? Pongamos que hacemos caso de la campaña de marketing de una marca de automóviles que propone a sus clientes plantar árboles para compensar las emisiones de sus coches: ¿Qué superficie forestal tendría que haber en España para que absorbiesen todo el CO2 que sale del tubo de escape de los coches en un año? Quizá a más de uno le parezca una solución un tanto extraña, pero así es exactamente cómo se calcula el uso de combustibles fósiles para llenar el depósito de gasolina o para producir los propios vehículos.

Todas las actividades que realiza el hombre, de la más simple a la más compleja, generan un impacto en el ecosistema en el que se desarrollan. ¿Pero qué capacidad tiene la naturaleza de recuperarse? ¿Cuánto tiempo puede demandar esa recuperación? ¿Qué cantidad de agua y de tierra es necesaria? Para responder a estos interrogantes, que apuntan a medir la sustentabilidad, se creó el indicador denominado Huella Ecológica, cuyo resultado permite visibilizar claramente cuál es la relación del hombre con la naturaleza.

Como para tener una idea: en 2007 la huella ecológica excedió la biocapacidad de la Tierra, el área realmente disponible para producir recursos naturales y absorber dióxido de carbono, en un 50%. Globalmente, la huella ecológica de la humanidad se ha duplicado desde 1996 y, para 2030, de seguir con el sistema tradicional de producción, necesitaremos de dos planetas. Los números surgen del estudio Planeta Vivo, realizado por la WWF. El cálculo de este indicador es complicado ya que deben tenerse en cuenta no sólo los consumos, sino también la capacidad del ecosistema para volver a producir los bienes y servicios, y es ahí donde aparece la variable del tiempo. Sin embargo es una buena aproximación para entender hacia adónde vamos si se sigue la matriz tradicional de producción.

Una de las cuestiones que se tienen en cuenta a la hora de medir la huella ecológica es la huella de carbono, que es ni más ni menos que las emisiones de dióxido de carbono que genera cada persona en su vida diaria. Esto incluye, por supuesto, el tipo de transporte que utiliza, la cantidad de energía que demanda y los productos y servicios que consume, entre otras cosas.

Poner acento en la eficiencia energética significa, por ejemplo, reducir el consumo de energía de los edificios gubernamentales, la iluminación del espacio público, de los semáforos e incluir estas obligaciones en las contrataciones oficiales.

Pero también cada uno de nosotros puede hacer un aporte para reducir su huella de carbono.

Cuando no se utiliza un electrodoméstico (TV, microondas, equipos de audio, PC) hay que apagarlo y no dejarlo stand by, del mismo modo que los cargadores de celulares.

Utilizar los programas de baja temperatura al conectar lavarropas o lavavajillas, y usar su capacidad al máximo para cada lavado.

Utilizar lámparas de bajo consumo.

Cada vez que se elige un electrodoméstico es recomendable buscar la etiqueta de eficiencia energética que está pegada en ellos. Siempre es mejor elegir los de categoría A.

Es preferible utilizar medios de transporte público en lugar del auto particular. También es recomendable incorporar la bicicleta para moverse en la ciudad.

Otro punto para tener en cuenta es el mantenimiento de las temperaturas en los lugares cerrados. A la hora de calefaccionar un lugar es importante evitar pérdidas de calor y al enfriarlo también es importante la aislación. Para hacer un uso eficiente del aire acondicionado, utilizarlo a 24°C.

El impulso al desarrollo de energías renovables es otra de las acciones que no sólo colabora con la reducción de emisiones para la lucha contra el calentamiento global, sino que utiliza como fuentes recursos renovables como la luz solar (energía solar), la fuerza de los vientos (energía eólica), el potencial de la tierra (la biomasa).

El último informe de las Naciones Unidas indica que si se promueven las energías renovables podrían cubrir el 80% de la demanda energética mundial para mediados de siglo. .

Estas son sólo algunas de las recomendaciones para reducir la cantidad de emisiones que se generan. Según el Informa Planeta Vivo, la huella de carbono mundial ha aumentado un 35% desde la publicación del primer trabajo, en 1998.

Pero a la hora de medir la huella ecológica también hay que tener en cuenta la huella hídrica. Según el informe internacional, «hay 71 países que experimentan estrés en fuentes de agua azules», es decir que pueden ser utilizadas para consumo humano.

Hoy más de 2600 millones de personas viven sin instalaciones sanitarias adecuadas, lo que contribuye a la muerte anual de 1,5 millones de niños por enfermedades relacionadas con la falta de salubridad y casi 900 millones de personas no tienen acceso al agua. A esto se suma la presión de la utilización del agua para la producción. Por eso es necesario hallar el equilibrio.

La biodiversidad y su conservación también son cruciales a la hora de medir la huella ecológica. El informe de la WWF indica que hay una pérdida de biodiversidad del 30% desde 1970 hasta 2007, basado en 7853 especies de aves, mamíferos, anfibios, reptiles y peces. Las principales amenazas son la pérdida de hábitat, la sobreexplotación de especies, la contaminación, el cambio climático y las especies invasoras.

Para poder calcular tu huella de carbono puedes ingresar en www.footprintnetwork.org/en/index.php/GFN/page/calculators/

CONSEJOS para reducir la huella ecologica

Apaga la computadora y la pantalla durante la comida y al final de la jornada.

Reduce el brillo de tu monitor: el modo más brillante consume el doble de energía que el modo con menos brillo.

Recicla el papel. Reutiliza las caras blancas de los documentos impresos. Fotocopia e imprime a doble cara.

Asigna una taza para bebidas en vez de utilizar tazas o vasos descartables.

Recicla los cartuchos de impresoras.

Apaga las luces, computadoras y demás accesorios de tu oficina si sos el último en retirarte.

Para ir al trabajo, la manera más fácil de reducir tu huella de carbono es evitar el apuro. Manten los neumáticos inflados a la presión correcta ya que contamina menos.

Para personalizar tu área de trabajo busca una planta. Además de decorar elimina cantidades contaminantes presentes en el aire.

1 comentario en “Como calcular tu huella ecologica?”

  1. Pingback: Como calcular tu huella ecologica? | Ciudades s...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba