Cómo hacer que el coche huela bien con ambientadores naturales

citrus_spray-diarioecologia.jpg

Mi auto es casi como una oficina. Paso mucho tiempo en él y también lo uso para transportar de un lugar a otro a mi familia y mascotas. Muchas veces se convierte en mi comedor si estoy a las carreras.
Con tanta acción y olores, mi auto necesita más que una simple lavada: necesita un potente ambientador que elimine malos olores.

La mayoría de ambientadores para vehículos contienen sustancias químicas nocivas para la salud de humanos y animales. Además, en muchos de los casos, sus olores son tan fuertes que marean y hasta producen dolores de cabeza. Hoy quiero compartir contigo ideas poco costosas y 100% naturales para que tu auto huela delicioso.
Para combatir el olor a cigarrillo, te recomiendo tomar media taza de bicarbonato de sodio y la cáscara de un limón. Recicla un frasco de vidrio; usando una puntilla y un martillo ábrele pequeños agujeros a la tapa del frasco. Pon el bicarbonato y las cáscaras de limón dentro del frasco; tápalo y déjalo dentro de tu auto un par de días. El poder absorbente del bicarbonato neutralizará el olor a cigarrillo, mientras que los aceites de la cáscara del limón, mantendrán el bicarbonato fresco.

Otra alternativa natural y efectiva para eliminar malos olores en tu vehículo, es usar aceites naturales de tus fragancias favoritas. Toma cinco bolitas de algodón; mójalas con el aceite y envuélvelos en una media de limpia. Pon la media en tu auto y cuando el olor desaparezca, reemplaza las bolitas de algodón con unas nuevas.

También puedes crear atomizadores para darle a tu auto un toque de frescura. Vas a necesitar cuatro astillas de canela, la cáscara de dos limones, dos cucharas de jengibre rallado y dos taza de agua. Pon los ingredientes a hervir a fuego lento por media hora. Deja que se enfrié la mezcla y traspórtala a un atomizador. Usa éste cada vez que necesites darle a tu vehículo un toque de buen olor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba