Como practicar deporte ecologicamente

Green-Sports

¿Empleas tu tiempo de ocio en actividades deportivas respetuosas con el medio ambiente? Algo tan sencillo cómo elegir bien los equipamientos deportivos o los materiales que usamos puede contribuir a salvar nuestro Planeta. Los deportes son una forma muy saludable y ecológica de emplear tu tiempo libre. Los deportes al aire libre, en principio, son mucho más “verdes” que los que se desarrollan en un espacio que requiera calefacción, aire acondicionado y electricidad. No obstante, no todos los deportes tienen el mismo impacto ambiental, sobre todo si se tiene en cuenta el equipo y el espacio requeridos para llevarlos a cabo.

Algunos deportes nada ecológicos:
– Golf. Es una actividad muy popular, sobre todo en algunos países como Estados Unidos, sobre todo porque se ve como un deporte social, perfecto para hacer negocios. Desafortunadamente, el golf puede llegar a convertirse en un desastre medioambiental a causa de los recursos que necesitan los campos de golf para estar en perfectas condiciones. Cerca de 11.365.000.000.000 litros de agua se usan cada día para regar los campos de golf de todo el mundo, casi la misma cantidad de agua que gastan todas las personas del mundo cada día en su uso personal. Además, el césped se trata con productos químicos y pesticidas para protegerlo de insectos. A menudo, los campos de golf se crean con césped de otros países en vez de con especies autóctonas, con lo que necesita más agua y pesticidas para conservarlo en buen estado.

Aunque es un deporte nada ecológico, sí hay cosas que se pueden cambiar para que dañe lo menos posible el medio ambiente. Por ejemplo, busca campos y clubs que usen pesticidas y fungicidas con moderación; aquellos que mantengan el hábitat en el que se encuentran ubicados en detrimento de los que talan los árboles y bosques de alrededor; usa palos de golf ecológicos, biodegradables y hechos de grano en vez de madera o plástico.

– Fútbol. Al igual que con los campos de golf, el césped de los campos de fútbol requiere un gran cuidado. Además, nada de lo que rodea a la celebración de los partidos ayuda a la conservación del planeta: la electricidad consumida para iluminar los campos de noche, las basuras de los espectadores… Por eso, cuando se acude al campo de fútbol es recomendable, lo primero, ir en transporte público, además de recoger toda la basura que creemos.

A la hora de comprar tu equipamiento deportivo, debes tener en cuenta que la mayoría están hechos con PVC y otras sustancias derivadas del petróleo y el plástico. Compra materiales reciclados, desde zapatos hasta bates o pelotas; el reciclaje es el único camino. Dona aquello que ya no vayas a usar y que esté en buen estado y, a ser posible, busca equipos de segunda mano, te ahorrarás dinero y ayudarás al medio ambiente.

– Compra pelotas de tenis despresurizadas. Duran más que las otras y normalmente se venden en embalajes reciclados o bolsas reutilizables.

– Esterillas de yoga. Busca aquellas que no estén hechas con plásticos tóxicos ni PVC, sino con algodón, fibras naturales, yute…

– Bicicletas. Elige las que están hechas con acero en vez de con aluminio. Esto te ayudará a conservar más de 20 kilowatios de energía, sin mencionar con la cantidad de petróleo que hace falta para crear el aluminio.

– Equipamiento de peso ligero. A menudo están hechos con compuestos de resinas o restos de manufactura, muy ecológicos, duraderos y requieren menos combustible para transportarlos.

Natación y deportes acuáticos

En general, las piscinas necesitan menos agua que un campo de césped de la misma área. Si tienen demasiado cloro pueden contaminar las aguas subterráneas e incluso la calidad del aire, puesto que el agua que se evapora va a parar a la atmósfera. Para hacer de tu piscina un entorno más ecológico:

– Opta por sustancias naturales para mantener tu piscina, como agua salada para producir cloro natural.

– Usa piedras, ladrillos o vidrio reciclado para el área de alrededor de tu piscina para reducir la huella de carbono que causa la piscina.

– Elige una piscina que use energía solar para calentar el agua e iluminarla.

– Cubre la piscina cuando no se use. Así evitarás la evaporación y que se ensucie, con lo que podrás cambiar el agua menos a menudo y usar menos cloro y productos para mantenerla limpia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba