Consejos para ahorrar luz y dinero en el hogar

Hoy en día, el mundo no se puede concebir sin el uso del aire acondicionado y los sistemas de iluminación nocturna; sin el uso del refrigerador, del horno de microondas o de la estufa eléctrica…

Como hemos desarrollado una dependencia absoluta de todos estos aparatos, lo mejor sería, aprender a sacarles el máximo provecho a todos y cada uno de nuestros “electro-compañeros”. A medida que seamos conscientes en el uso de cada uno de ellos, seremos capaces de vivir en armonía con el medio que nos rodea.
Ponte las pilas -pero de las recargables y biodeagradables-, que aquí te presentamos una serie de sugerencias muy sencillas, que todos podríamos seguir para reducir drásticamente nuestro consumo eléctrico diario.

Conexiones de tus aparatos. Asegúrate que todos los equipos estén perfectamente conectados a la fuente eléctrica y que los cables se encuentren en perfecto estado. No utilices extensiones, ya que así los equipos consumen más energía. Un cable en mal estado o una extensión se puede sobrecalentar y generar un corto circuito y/o un incendio.

El aire acondicionado y la calefacción. Es muy importante mantener bien selladas nuestras casas. Por medio de puertas y ventanas hay pérdida del acondicionamiento térmico de nuestros hogares, lo que deriva en un mayor consumo eléctrico. La solución es muy sencilla: revisa periódicamente puertas y ventanas, y si notas una grieta o fisura alrededor de las mismas, significa que es momento de darles mantenimiento.

Acude a uno de esos almacenes en donde encuentras todo lo relacionado con el hogar y pídele a un representante de ventas que te asesore en tu compra, encontrarás rápidamente un producto que te ayude a reparar el problema.

Cambia periódicamente el filtro de tu equipo de aire acondicionado (en el empaque de todos los filtros está escrita la duración del mismo). Acostúmbrate a dejar el termostato de tu sistema de aire acondicionado y/o calefacción, en 78° F ó 25.6° C; verás que el ahorro es enorme.

En la cocina. No satures tu refrigerador de comida, que lo único que conseguirás es tener mayor consumo de electricidad; además, muy pronto terminará por averiarse. Todos los refrigeradores traen en su interior una etiqueta con sus respectivas capacidades.

No dejes demasiado tiempo la puerta del refrigerador abierta, ya que rápidamente se perderá el nivel térmico para el adecuado almacenamiento y conservación de tus alimentos.

En tu cuarto de lavado. Procura lavar y planchar de noche, después de las 8:00 pm. El precio de la electricidad es más económico por la noche. Al igual que los refrigeradores, no satures tu lavadora; introduce la cantidad y tipo de ropa recomendada por el fabricante. No uses demasiado detergente o la lavadora tardará más en enjuagar.

Plancha varias prendas en cada ocasión -para no calentar la plancha y usarla con una sola prenda. Una vez que termines, desconecta la plancha inmediatamente.

Iluminación de tu hogar. Cuando nadie esté ocupando una habitación, apaga la luz. Si sales a cenar no dejes las luces encendidas aparentando que hay alguien en casa, hasta el ladrón más torpe conoce ese truco. Es mejor que inviertas en un sistema de seguridad o es mejor crear sistemas vecinales de vigilancia, la experiencia demuestra que son los más efectivos.

La tecnología de hoy, ha puesto a nuestro alcance las luces de LEDs que tienen un ahorro impresionante de energía, así como gran durabilidad de la misma lámpara (7,000 horas promedio). Aunque todavía son ligeramente caras, vale la pena que las consideres, pues los resultados son espectaculares. Además, ¿por qué no aprovechar y renovar poco a poco el sistema de iluminación de toda tu casa? La apropiada iluminación de una casa o departamento, es esencial para el sano desarrollo de las actividades del hogar.

Revisa tu medidor de luz. Si has seguido todas estas recomendaciones y notas que tu consumo de electricidad no se reduce en tu estado de cuenta mensual o bimestral, según el país donde vivas, presta mucha atención, ya que podrían estar robándote la electricidad. Sí, hasta en Estados Unidos sucede, pero en el resto de América es un delito muy común.

¿Cómo detectarlo? Apaga todas las luces y desconecta todos los equipos de tu casa de la alimentación eléctrica; en ese momento, el medidor se debe de detener totalmente. Si ves que el medidor sigue dando vueltas o marcando números en ascenso, ponte inmediatamente en contacto con la compañía que te suministra la electricidad y pide una inspección detallada de la “falla”.

En algunos casos, esta anomalía no es producto del hurto, sino de una instalación de la línea eléctrica mal elaborada. La compañía que te proporciona el servicio debe contar con el equipo adecuado apara detectar la falla. Lo importante es que si sucede, tú lo reportes.

Que opinas?