Crees que el cambio climatico no te perjudica?. Mira como afecta donde vives

cambio-climatico-efecto-diarioecologia.jpg

Por: Sara Muñoz. El último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) describe cómo el cambio climático va a afectar cada parte del mundo, y qué es lo que se puede hacer al respecto.  Para muchas regiones el IPCC solo hace unas predicciones muy imprecisas, y en algunos casos los impactos son muy inciertos.

Aquí proponemos una aproximación a las repercusiones principales del cambio climático para este siglo, y algunas sugerencias para sobrellevarlas. Está basado, en parte, en versiones provisionales de los muchos capítulos del informe, la versión final será publicada en los próximos días.

Europa: El sur se ‘freirá’

El Mediterráneo parece ser la zona de Europa más afectada por el Cambio Climático, ya que el IPCC espera que haya “múltiples tensiones y quiebres sistemáticos debidas al cambio climático.”

La demanda de energía caerá en el resto de Europa, pero la elevada necesidad de aire acondicionado alrededor del Mediterráneo subirá los costes de energía. El turismo, una industria clave, se verá afectado a partir del 2050, cuando los veraneantes se verán obligados a elegir los destinos del Norte de Europa. Los incendios forestales y las olas de calor aumentarán, los cultivos y los viñedos serán cada vez menos productivos, la producción pesquera decrecerá y el aumento del nivel del mar será una amenaza cada vez mayor.

Para adaptarse, la gente deberá utilizar sistemas de refrigeración de mayor eficiencia energética para reducir la demanda de energía; también deberá asegurar sus bienes, plantar cultivos más variados, y construir sistemas de alerta temprana y murallas para protegerse en caso de inundaciones.

América del Norte: Aguas más inestables

Las lluvias y las tormentas se moverán hacia el norte, inundando las zonas más arriba de Nueva York y dejando sin agua las zonas al sur. Los mexicanos tendrán que hacer todo lo que puedan para preservar el agua y combatir el intenso calor.

Adaptarse a los déficits de agua no es muy difícil: la clave es mejorar la eficiencia. Pero los excesos de inundaciones son más problemáticos, con costes totales que se suponen que aumentarán unas diez veces durante este siglo.

Los Estados Unidos tienen capacidad para adaptarse, pero están teniendo problemas con la desinformación y una falta de voluntad política. Aún así, Nueva York está en el buen camino, levantando infraestructuras de tipo calderas en caso de inundaciones y tratando de captar el agua de las inundaciones antes de que llegue a las alcantarillas.

Asia: Exceso de agua, escasez de agua

El aumento del nivel del mar es el mayor problema con el que Asia de enfrenta. A nivel mundial, la mayoría de las personas directamente afectadas serán las del Sur y el Este de Asia.

Pero este no es el único problema. La escasez del agua afectará a gran parte de Asia, y las elevadas temperaturas reducirán la producción de arroz en algunas áreas por el acortamiento de la temporada de crecimiento. La producción de alimentos en Rusia se ve particularmente amenazada, y el IPCC estima que hasta 139 millones de personas podrían sufrir escasez de alimentos por lo menos una vez por década a partir de 2070.

Los países tendrán que gestionar mejor el agua: las tecnologías de ahorro de agua en el riego pueden ayudar. Los cultivos que hacen frente a las altas temperaturas pueden aumentar el rendimiento hasta en un 15%, lo que compensa la mayor parte de los casi 20% de la disminución esperada en 2100.

Australasia: Incógnitas Extremas

Hay mucha incertidumbre sobre los impactos en Australasia, pero algunas cosas están claras.

El aumento extremo de las precipitaciones y del nivel del mar aumentará la frecuencia de inundaciones devastadoras, como las que afectaron Queensland en 2011. En algunas zonas la gente se tendrá que alejar.

El calor extremo aumentará y amenazará la vida, en particular de los enfermos y de los ancianos, y también causará más incendios forestales.

La Gran Barrera de Coral continuará degradándose, con aguas más cálidas y más ácidas que blanquearán más el coral, y un mayor estrés proveniente de factores como la escorrentía agrícola.

Para afrontar todo esto, se requieren sistemas de alerta temprana y planes de respuesta. Pero existe una gran incertidumbre sobre cómo van a cambiar los patrones de lluvia. Puede ser mejor prepararse para lo peor.

África: La lucha para hacer frente

El gran problema de África es la seguridad alimentaria. Los cultivos y el ganado se verán afectados por las inundaciones, la sequía, y los cambios en las épocas de lluvia y la temperatura, pero dónde y cómo todo esto impactará no está muy claro todavía. También habrá más erosión del suelo por las tormentas, además de los brotes de plagas y enfermedades debido a las temperaturas más cálidas.

África tiene poca capacidad para adaptarse. Uno de los problemas más urgentes es simplemente correr la voz sobre el cambio climático para que la gente pueda tomar decisiones informadas.

Centro y Sur América: Cambio de normas

El Norte de Brasil podría perder el 22% de las precipitaciones anuales en 2100, mientras que la región en torno a Chile podría conseguir un aumento del 25%.

Las regiones secas se enfrentarán a la escasez de alimentos. En el Norte de Brasil esto afectará a las personas más pobres. La disminución de los glaciares en los Andes también amenazará el suministro de agua para algunas personas, y aumentarán las tensiones.

El cambio climático también traerá nuevas enfermedades a muchas áreas, incluyendo las enfermedades transmitidas por el agua como el cólera.

Toda la región es relativamente pobre, por lo que tendrá que luchar para adaptarse. El primer paso es la adaptación al clima actual. Esto incluye: aliviar la pobreza, y crear sistemas de alerta temprana para los brotes de enfermedades y el mal tiempo.

Islas pequeñas: Hundimiento y erosión

Como era de esperar, el aumento del nivel del mar es una de las mayores amenazas para las islas pequeñas, incluidas aquellas de las zonas tropicales, del Mediterráneo, las de fuera de África, y las de los océanos Índico y Pacífico. El aumento de las aguas va a inundar algunas zonas, erosionará las costas y contaminará las fuentes de agua fresca.

La construcción de diques puede tener resultados mixtos. En Barbados, su construcción protegió los activos humanos, pero dio lugar a más erosión en otros lugares de la costa. A veces es mejor utilizar medidas “blandas”, como por ejemplo, el aumento de la vegetación costera para reducir la erosión.

Si las islas están cerca de los arrecifes de coral, los habitantes a menudo dependen de estos ecosistemas para su sustento. Los arrecifes están ahora amenazados por los mares cálidos y la acidificación. Pero reducir otras presiones, como la contaminación del agua y la pesca destructiva podría ayudar.

Fuente: New scientist

Que opinas?