Cuba pionera en programas de rehabilitacion de suelos dedicados a la minería

minas-de-cielo-abierto

Cuba desarrolla un programa de rehabilitación integral de las áreas dedicadas a la exploración minera a cielo abierto, con el propósito de garantizar la protección del medio ambiente. El proceso es lento y difícil, porque primero hay que reacondicionar el suelo con maquinarias pesadas, en lugares donde antes fue extraído el mineral con destino a las plantas productoras. Luego del drenaje, depósito de materia orgánica y siembra de pinos y casuarinas, se realiza un seguimiento mediante limpia, riego, ruedo y poda de cada árbol para garantizarle la supervivencia.

Una vez iniciado el proceso de cultivación del terreno aparecen las aves, y con ellas las excretas que proporcionan semillas y se crea un proceso ecológico natural que mejora el ambiente.

Un logro de la empresa niquelífera Comandante Pedro Sotto Alba, de Moa, es el alistamiento de 23 hectáreas de bosques para su entrega al patrimonio forestal cubano.

La aplicación de abonos verdes e inversiones en sistemas de riego son algunas de las iniciativas puestas en práctica para mitigar los fuertes impactos al entorno.

La rehabilitación integral en los yacimientos minerales es una práctica internacional, pero no en todos los países hay políticas serias respecto al cuidado del medio ambiente.

Por el contrario, en Cuba existe la Ley 76 de Minas que garantiza una correspondencia justa y equitativa entre los planes anuales de producción de níquel y la indispensable reforestación de las zonas de donde se extrae el mineral laterítico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba