Cumbre de Durban cierra sin avances significativos

Por Solange de la Cruz Matos. Igual que en las reuniones del clima realizadas en Copenhague (Dinamarca) en 2009 y Cancún (México) en 2010, la cumbre que culminó este domingo en Durban (Sudáfrica) necesitó prorrogar sus discusiones para tener algún documento que exhibir.

Su particularidad estuvo en que las discusiones se extendieron, no hasta la madrugada del sábado, como ocurrió en las precitadas, sino hasta la mañana del domingo, es decir, 36 horas más, lo que es un indicio de que la cumbre estuvo a punto de zozobrar, como ocurrió en la decimoquinta Conferencia de las Partes (COP 15) de Copenhague, en la que no hubo un documento de consenso, lo que ha sido considerado como un retroceso en la lucha global contra el cambio climático.

Si bien las sesiones de trabajo iniciaron el 28 de noviembre y estaban previstas para concluir el 9 de diciembre, esas casi dos semanas fueron insuficientes para lograr acuerdos en el tema de la reducción global de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Al concluir la maratónica sesión, la presidenta de la COP17, la ministra de Relaciones Exteriores de Sudáfrica, Maite Nkoana-Mashabane, ha dicho: “Hemos dado un paso adelante crucial para el bien común de la ciudadanía global”, conforme el comunicado de prensa final de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC), entidad responsable de las cumbres, En tanto, la secretaria ejecutiva de la Convención, Christiana Figueres, tras saludar a los países participantes en la cumbre, calificó de “acuerdo histórico” el documento aprobado.

Los acuerdos en la COP17 En Durban, se concertó un segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kioto a partir del 1º de enero de 2013, aunque la decisión de definir por cuánto tiempo estará vigente ese acuerdo se tomará en la COP18.

También se acordó trabajar en el diseño de un nuevo acuerdo global para la reducción de los gases de efecto invernadero, que entraría en vigor en 2020 y en el que participarían, además, Estados Unidos, China e India. Actualmente ninguno de ellos es obligado a reducir sus emisiones por el Protocolo de Kioto. Para delinear ese acuerdo se creó el Grupo de Trabajo ad hoc sobre la Plataforma de Acción de Durban, y según el documento firmado, iniciará su trabajo de inmediato para que esté listo en 2015, a más tardar.

También se convino la plena aplicación del Fondo Verde Climático, que fue acordado en la COP16 de Cancún; un Comité de Adaptación para mejorar la coordinación de las acciones de adaptación a escala global, y un Mecanismo de Tecnología que esté plenamente operativo en 2012.

“Esto significa un apoyo urgente a los países en desarrollo, especialmente para los más pobres y más vulnerables, en su lucha por adaptarse al cambio climático”, ha dicho Figueres, conforme el documento de prensa de la CMNUCC. http://unfccc.int/files/press/press_releases_ advisories/application/pdf/pr20111112cop17final.pdf

Algunas entidades, como Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), consideran que en Durban no hubo significativos avances. Greenpeace ha expuesto que el texto aprobado pospone por una década las acciones decisorias para enfrentar el problema del cambio climático, mientras que WWF entiende que los compromisos asumidos no son suficientes.

Aspectos relevantes
Antes de que finalmente se alcanzara el documento conclusivo de la cumbre – que congregó en el Centro de Convenciones de Durban a unos 20,000 delegados y observadores de 194 países-, hubo dos borradores. El primero, cuando fue presentado el viernes 9 de diciembre por la presidenta de la COP17, originó un gran revuelo bajo el argumento de que no había sido discutido.

Algo similar ocurrió en la COP15, cuando una treintena de presidentes (a puertas cerradas) elaboró a su medida un documento conclusivo que causó una escisión entre los 193 países participantes, puesto que excluyó al resto de su elaboración.

Entre los bloques de países que cuestionaron el primer borrador estuvieron la Unión Europea, el Grupo de los 77 más China, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), mientras que Estados Unidos, Canadá y Australia estuvieron de acuerdo.

Ese borrador prorrogaba para después de 2020 la puesta en vigor de un acuerdo legal en el que los países se comprometieran a implementar acciones para combatir el cambio climático. Se objetó que en el mismo se hablaba de un marco legal, eliminando la característica “legalmente vinculante” del protocolo de Kioto. Otro aspecto que contemplaba era que ese nuevo marco sería aplicado a todos los países y no solo a los industrializados.

El protocolo de Kioto obliga a realizar reducciones a 37 de los países ricos. Estados Unidos, aunque participó en el diseño de ese instrumento, se negó a ratificarlo, mientras que China e India, naciones que se han transformado en altamente contaminadoras por su concentración de industrias y uso intensivo de combustibles fósiles, entran en la clasificación de países emergentes, por lo que Kioto tampoco las obliga a reducir sus emisiones.

Un nuevo borrador se presentó a la medianoche del viernes. Una nota publicada por la agencia de Noticias Púlsar, de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias para América Latina y el Caribe (AMARCALC), refiere que el documento presentado planteaba la creación de un nuevo marco legal a ser implementado desde 2020, y cuyo diseño se iniciaría en 2015, sin que señalara obligaciones “legalmente vinculantes” de reducciones a los países y sin que se precisara que ocurriría en el lapso de 2013 a 2020.

Ese documento tampoco logró el consenso y se decidió prorrogar la cumbre hasta el día siguiente para emitir una tercera propuesta de texto conclusivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba