Deseo contribuir con el medio ambiente, ¡pero no quiero dejar de comer carne!. Te damos alternativas

1_vegetarianos-diarioecologia.jpg

Al menos en Occidente, aún vemos muy lejano eso de alimentarse de insectos, a pesar de que tienen muchos nutrientes y pueden hasta ser sabrosos. A primera vista, pareciera ser que el único camino que nos quedaría es dejar la carne roja.

Dejar de comer de carne es una de las alternativas mas ecológicas que se pueden tomar para llevar un estilo vida verde y poner nuestro granito de arena en la lucha contra el cambio climático y el calentamiento global, y es que la cria de ganado aporta mas del 20% de los gases efecto invernadero responsables del cambio climatico.

Pero siendo totalmente realistas, muchos de nosotros no estamos dispuestos a hacer ese sacrificio. Primero y tal vez la razón con más fuerza, porque muchas de las comidas más irresistibles, contienen carne. Pero también porque es parte de nuestra dieta, y no es llegar y dejar la carne de un día para otro, ya que hay que suplirla de manera correcta con otras proteínas.

¿Entonces qué podríamos hacer para solucionar o tratar de colaborar con este problema? Hay soluciones más simples que hacerse vegetariano. Aquí alguna de ellas.

Tu plato de carne contamina más que tu auto. Mira lo caro que cuesta al ambiente la carne de vaca que tanto te gusta

1. Reemplazar parte de la carne de vacuno que ingieres por otras proteínas

Solamente disminuyendo la cantidad de carne de vacuno que ingieres, estarás colaborando con el medio ambiente. Y no sólo eso, sino que también con tu salud.

Este estudio de la Universidad de Harvard llevado a cabo por más de veinte años, confirmó que la ingesta excesiva de carne roja, especialmente la procesada, eleva la mortalidad por cáncer. En este estudio participaron más de 37 mil hombres y 83 mil mujeres.

Los investigadores aseguraron que la sustitución de proteínas de carne roja por otras más saludables como pescado, pollo, nueces, legumbres, se relaciona con menor mortalidad.

Con esto no quieren decir que consumir carne roja generará estas enfermedades, pero sí que hay que consumirlas con moderación y reemplazarlas también con otro tipo de carnes. Según el diario El País, que cita otras investigaciones, no hay que comer más de 500 gramos de carne roja a la semana, para prevenir el cáncer.

Pues sí, una dieta de insectos podría limitar el cambio climático

2. Deja un día libre de carnes

Otra iniciativa puede ser dejar un día libre de todo tipo de carnes. En el año 2003 en Estados Unidos por ejemplo, se empezó a dar la iniciativa «Meatless Mondays«, o «Lunes sin Carne«, con la misión de detener la obesidad, problema que está vinculado a alrededor de 300.000 muertes al año en ese país.

La iniciativa también se empezó a implementar en países como Reino Unido, Bélgica, Australia, Israel, Canadá, Japón, Brasil, Panamá, Noruega, Indonesia, Sudáfrica y Corea del Sur entre otros.

No comer nada de carne una vez a la semana ayuda a reducir el riesgo de tener condiciones crónicas como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad. También ayuda a reducir tu huella de carbono y ahorrar recursos como agua fresca y combustibles.

En otros países, como en el Reino Unido, esta iniciativa se está llevando a cabo sólo para reducir las emisiones de gases invernadero y son muchos los que ya se están sumando a la propuesta.

Vegetarianos sufren menos enfermedades del corazón y arteriales

3. Se vegetariano durante sólo durante días hábiles

Graham Hill es el fundador del exitoso sitio web medioambientalista TreeHugger. Viaja por todo el mundo contando diferentes historias de sustentabilidad. Sin embargo, y a diferencia de muchos de sus colegas, él no era un vegetariano.

«Sabiendo lo que se, ¿por qué no soy un vegetariano?», comenzó a preguntarse. «Sabía que comer una hamburguesa al día incrementaba mi riesgo de morir en un tercio. Crueldad: sabía que 10 mil millones de animales son criados cada año para carne en condiciones que hipócritamente no consideraríamos para nuestros propios gatos, perros y otras mascota. En el medio ambiente, la carne causa más emisiones que todos los transportes juntos», aseguró en esta charla TED.

La razón por la que Hill no se convertía en una eran las mismas que muchas personas: la idea de no comerse una hamburguesa con queso de vez en cuando era simplemente insoportable. Por eso comenzó a utilizar un nuevo método: ser vegetariano sólo en los días de semana. Y los fines de semana, darse gustos, y comer hamburguesas por ejemplo.

«Después de todo, cortar cinco días a la semana es reducir en un 70% tu consumo de carne… si todos nosotros comiéramos la mitad de carne, sería como si la mitad fuéramos vegetarianos», asegura en su charla.

2 comentarios en “Deseo contribuir con el medio ambiente, ¡pero no quiero dejar de comer carne!. Te damos alternativas”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: ¿Quieres ayudar al planeta?, simplemente come menos carne. | Noticias de ecologia y medio ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba