Distribución inversa, un ciclo para empresas verdes

Cualquiera que venda un producto o servicio debe asegurarse de que éste se encuentre en un punto de venta correcto pues de lo contrario, no estará aprovechando todas las oportunidades posibles. Este proceso, al que llamamos distribución, normalmente sólo considera las actividades necesarias que le permiten colocar los productos de la empresa en un lugar accesible para los consumidores, en el momento oportuno. La distribución, vista desde esta perspectiva, es un flujo lineal.

Todo lo anterior no es distinto para una empresa que ofrece productos y servicios verdes, excepto por los puntos específicos que se eligen para la venta. Lo que te proponemos es que tú entiendas tu distribución como un flujo circular y no lineal.

Quien fabrica productos se preocupa por todo el proceso de éste, desde la materia prima hasta que esté en las manos del consumidor. Pero ¿qué sucede cuando el consumidor ya no utiliza más ese producto o su empaque? Aquí pocos asumen la responsabilidad, sobre todo cuando los productos son difíciles de desechar (como baterías o empaques complejos), y lo que te propongo es que tú le des una opción a tu consumidor para ese residuo que generaron entre los dos.

Así como la empresa logró que el producto estuviera en las manos del consumidor, es importante que logre que los residuos regresen al fabricante mediante un canal de distribución inversa o un canal de retorno. De esta manera, los residuos podrán ser reutilizados, reciclados, refabricados, o en su defecto desechados con responsabilidad, por el fabricante.

Existen varias opciones para recuperar los residuos de los consumidores, entre las que se encuentran:

– La recolección por parte de la empresa en el domicilio del consumidor. Un ejemplo es el programa HP PlanetPartners, en el que el consumidor pide que recolecten los cartuchos ya utilizados para que la empresa los recicle.

– El canje del producto ya utilizado por un beneficio extra al comprar otro producto, como lo hacen algunas empresas de telefonía celular, quienes otorgan un descuento en el nuevo aparato si se les entrega el que ya fue utilizado.

– La implementación de centros de acopio para que los residuos sean tratados adecuadamente, como los centros de reciclaje TetraPak.

Aunque pudiera parecer que esto sólo implica problemas para el productor, esto no es cierto. En principio, una estrategia de distribución inversa puede tener tres ventajas que te harán diferente de tu competencia:

– Podrás reducir el costo del producto pues algunos materiales se pueden reutilizar, por ejemplo: los envases de vidrio de ciertos cosméticos y alimentos, o los componentes de algunos aparatos electrónicos.

– Podrás utilizar tu una estrategia con un canal de distribución inverso como la base de un una estrategia de promoción o comunicación. Por ejemplo, a los clientes que te regresen el empaque ya utilizado, les podrás dar un descuento en su siguiente compra. Esto genera fidelización hacia tu producto.

– Podrás comunicar tus acciones en pro del medio ambiente. Esto permitirá crecer la diferencia entre tú y tu competencia, para que el consumidor tenga mejores argumentos al momento de realizar su próxima decisión de compra.

Debemos fomentar que el productor y el consumidor reflexionen sobre el ciclo de vida completo del producto. Además de tener beneficios para el planeta, esto puede significar ventajas para ti. Recuerda que la economía verde comienza desde quien ofrece el producto y en la medida en que exista un cambio en nosotros, más consumidores buscarán productos verdes y más rápido veremos un cambio en el cuidado medioambiental: un cambio en la actitud de la humanidad hacia el consumo sustentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba