Doha: Otra cumbre que no sirvió para nada

Default Signage

La conferencia climática de las Naciones Unidas finalizó sin mayores reducciones de la contaminación que recalienta la atmósfera ni compromisos de financiación para el período 2013-2015.
Las negociaciones de Doha han culminado con un documento vacío. A pesar de los titulares oficiales de Naciones Unidas, la negociación ha vuelto a ser un fracaso global: no se ha conseguido sentar las bases para conseguir un avance real de reducción de emisiones de acuerdo con las recomendaciones de la ciencia, y por si fuera poco, los países industrializados, principales causantes del fenómeno, se han comprometido con una financiación irrisoria para mejorar la capacidad de adaptación al cambio climático de los países más vulnerables.

Las culpas de nuevo recaen sobre los países del Norte, principalmente sobre EE.UU.. La administración de Obama está consiguiendo desmantelar el marco de las negociaciones de cambio climático de Naciones Unidas con el apoyo de otros estados industrializados y de élites del Sur. Este bloque está paralizando por activa y por pasiva cualquier atisbo de acuerdo, forzando a que en el medio y largo plazo todo el mundo pague el precio de su inacción.

A grandes rasgos, la lectura del acuerdo puesto sobre la mesa revela los siguientes puntos:

  • No logra reducir las emisiones, ya que ningún país ha aumentado sus objetivos de reducción de emisiones, a pesar de que varios países no industrializados exigen recortes de 40-50% para el año 2020 para tener una oportunidad de limitar el aumento de la temperatura a no más de 1,5C.
  • Los países ricos no han realizado el compromiso financiero colectivo necesario para permitir a los países del Sur una mejor adaptación al cambio climático y una transición hacia un futuro de bajas emisiones.
  • En lugar de fortalecer los reglamentos y normas para reducir las emisiones, los textos promueven los intereses empresariales y las falsas soluciones como los mercados de carbono, a pesar del evidente fracaso de las ya existentes.

La conferencia de Doha no logró nada para abatir un curso de contaminación que está llevando al planeta a un calentamiento de cuatro grados o incluso superior. Y ofrece poco para financiar a los países más pobres que deben soportar los efectos de la transformación del clima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba