EE.UU. quiere sólo energías renovables y ya tienen un agresivo plan para ello

001eun

Por primera vez, el gobierno de Barack Obama ha anunciado una agresiva iniciativa, que busca que todos los norteamericanos adopten el uso de energía solar en sus hogares, iniciando principalmente por aquellos de bajos recursos.

Un futuro con energía limpia es técnica y económicamente viable, al menos en los EE.UU.

Mark Z. Jacobson, ingeniero civil y ambiental, actualmente dirige el Programa de Energía y Atmósfera de la Universidad de Stanford y acaba de publicar en Energy & Environmental Science un extenso y completo estudio donde afirma que el futuro bajo energías renovables es posible en los Estados Unidos y con el plan que propone, traza planes de trabajo para que los 50 estados lleguen a este objetivo en el año 2050.

El acceso a la energia solar en los EE.UU. es ahora una ley

La oficina de comunicación de la Casa Blanca acaba de publicar una iniciativa de ley, que está diseñada para que las personas tengan acceso a instalaciones basadas en energía solar, así como la creación de nuevos puestos de trabajo dentro de esta creciente industria. Para ello, están anunciando una larga lista de acciones que entrarán en vigor en los próximos meses.

Entre los puntos más importantes, nos encontramos con una meta de instalación de al menos 300 megavatios de energía solar y otros tipos de energías renovables. Para conseguir esto, el gobierno arrancará con proyectos hacia viviendas con algún subsidio por parte del gobierno federal, es decir, algo similar a lo que ocurre en Sacramento, California, desde hace algunos meses, donde han regalado 1.600 paneles a familias de bajos recursos.

 

California producirá la mitad de su electricidad con renovables en tan solo 15 años

 

El proyecto de la Casa Blanca de igual forma, se enfoca en aquellos que no pueden pagar un panel ni su instalación, por ello han conseguido que organizaciones en 20 estados estén por arrancar 260 proyectos de energía solar. La parte importante de estos proyectos, es que serán financiados por algunas instituciones, pero principalmente saldrán del presupuesto destinado a energía, ya que trabajarán bajo la lógica de que a menor consumo, mayores recursos, recursos que invertirán en estos proyectos.

Lo interesante del estudio que plantea Jacobson es que por primera vez se analiza a profundidad la situación de cada estado, su ubicación geográfica, la situación ambiental actual y lo más importante, las facilidades legales y políticas para la implementación de este plan de acción, mostrando las debilidades y fortalezas para que cada estado las tenga y trabaje sobre ellas, ya que cada uno posee una situación particular y no se puede proponer lo mismo a todos.

Con este análisis, el siguiente paso es ver el panorama completo, y el siguiente gráfico muestra el plan de acción completo donde el crecimiento de la energía solar y eólica ayudan a compensar la reducción de energía fósil, pero lo atractivo es que según el análisis, esto también reduciría drásticamente la demanda de energía, bajo el argumento de que a mayor eficiencia menor consumo.
 
001eu
 

Como vemos no se trata de un plan sencillo, pero por algo se tiene que iniciar ya que en el papel se ve atractivo, pero esto requerirá eliminar la dependencia a la energía nuclear, energía a base de carbón, gas natural y hasta los biocombustibles líquidos y sólidos, ya que según Jacobson la combustión de biocombustibles produce la misma contaminación y a la misma velocidad que los fósiles.

Entre los cambios que se requieren para este llevar a cabo este plan, está el cambio en los vehículos hacia combustible a base de hidrógeno, bombas de calor eléctricas para calefacción y refrigeración en los hogares, vamos, cambios grandes pero que sin su implementación será imposible migrar hacia energías limpias.

Un futuro verde sólo traerá beneficios.

El estudio estima que para poder realizar todos estos cambios se requieren cambios importantes en la infraestructura con grandes inversiones que un inicio tendrán que salir del presupuesto público y algún inversionista. Entre los beneficios nos encontraremos con un aumento en la oferta de puestos de trabajo, con estimaciones que apuntan los 3,9 millones de puestos en construcción y más de 2 millones de puestos en operación de la nueva infraestructura, con lo que espera compensar y superar los puestos que se eliminaran con la eliminación de la infraestructura dedicada a los combustibles fósiles.

Además, con este cambio se estima una reducción importante de cerca de 46.000 muertes relacionadas con la contaminación del aire que a su vez beneficiaría al sistema de salud, esto sin mencionar los ahorros en el consumo de energía que llegarían directamente a los bolsillos de las familias estadounidenses.

Por último Jacobson explica que este estudio y su respectivo plan no depende de unas cuantas personas, sino de todo el país, e inteligentemente pasa la estafeta para que cada estado se haga responsable de los cambios necesarios, asimismo exhorta a que los ciudadanos exijan a sus gobiernos locales dichos cambios y sobre todo expliquen el porqué no se están llevando a cabo. Como vemos, un trabajo de todos y para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba