EE.UU. rechaza el plan de la UE para convertir el PNUMA en agencia de la ONU

Estados Unidos rechazó hoy el plan que defiende la Unión Europea (UE) para convertir el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en una agencia de la ONU con mayor poder ejecutivo.

Así lo manifestó Kerri-Ann Jones, jefa de la delegación de Estados Unidos en la XII Reunión Especial del Consejo de Administración del PNUMA y del Foro Global de Ministros de Medio Ambiente.

«Apoyamos el fortalecimiento de la PNUMA para que sea una organización más eficaz que tenga un mandato mas sólido e importante», dijo Jones, subsecretaria de la Oficina de Océanos y Asuntos Científicos y Medioambientales Internacionales, perteneciente al Departamento de Estado norteamericano.

«Sin embargo -precisó-, en este momento nosotros no apoyamos que se convierta en una agencia especializada, porque creemos que puede hacer mucho siendo el tipo de organización que es ahora si hay la intención de cambiarla haciéndola más efectiva».

Representantes de unos 140 países -entre ellos, 80 ministros- se reúnen en la sede del PNUMA, en Nairobi, para concretar posiciones ante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20), que albergará Brasil el próximo junio.

Los dos asuntos clave que tratará Río+20 son la economía verde en un contexto de desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza, y la gobernanza ambiental internacional, dentro de la que se incluye la posible transformación del PNUMA en una agencia de la ONU.

El comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik, señaló en la capital keniana que la UE cree que «el PNUMA debería fortalecerse y convertirse en una agencia de las Naciones Unidas con plena capacidad», postura apoyada también por los países africanos.

No obstante, Potocnik admitió que «aún hay algunos desacuerdos sobre la manera concreta de darle forma, pero es parte de las negociaciones».

Actualmente, el Programa de la ONU para el Medio Ambiente carece de capacidad ejecutiva y de presupuesto independiente, y sus decisiones se elevan a la Asamblea General de las Naciones Unidas, que puede aprobarlas o rechazarlas.

A diferencia de agencias como la Organización Mundial de la Salud (OMS), las decisiones del PNUMA, que cumple en 2012 cuarenta años de historia, no pueden incorporarse a la normativa internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba