EEUU definirá estándares de contaminación del agua por “fractura hidráulica”

Estados Unidos anunció que establecerá normas nacionales para el vertido de aguas residuales de la perforación de gas natural, en medio de la creciente preocupación por la contaminación del agua por una técnica conocida como “fractura hidráulica”.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, por su sigla en inglés) dijo el jueves que recibirá comentarios para instaurar nuevas normas en los próximos meses para la extracción de gas de esquisto y de gas de capas de carbón subterráneas.

“No existe un conjunto amplio de normas nacionales en este momento para la eliminación de las aguas residuales vertidas por actividades de extracción de gas natural”, dijo la agencia en un comunicado.

Las nuevas regulaciones surgen tras las críticas de que la creciente exploración de gas natural y las nuevas técnicas de perforación horizontal, como la fracturación hidráulica o ‘fracking’ para extraer gas de formaciones de esquisto, podría llevar a la contaminación de los suministros de agua subterránea.

Lisa Jackson, de la EPA, dijo que el gobierno del presidente Barack Obama “ha dejado claro que el gas natural tiene un papel central en nuestra matriz energética”.

“Por eso estamos tomando medidas -en coordinación con nuestros socios federales e informados por expertos de la industria, los estados y organizaciones de salud pública- para asegurar que las necesidades de nuestro futuro energético se cumplan de manera segura y responsable”, añadió.

“Podemos proteger la salud de las familias y las comunidades, al mismo tiempo que garantizar el acceso a todos los recursos importantes que conforman nuestra matriz energética”, agregó.

La EPA señaló que la producción de gas natural de formaciones de esquisto pasó de ser insignificante unos años atrás a casi el 15% de la producción total de gas natural de Estados Unidos, y esta proporción se triplicará en las próximas décadas.

Los analistas del sector dicen que los recientes descubrimientos de formaciones de esquisto en varias regiones harían a Estados Unidos la Arabia Saudita del gas natural.

Pero hay inquietud de que las aguas residuales asociadas con la extracción de gas de esquisto pasen directamente a las vías fluviales.

Los críticos dicen que la industria se ha movido demasiado rápido con poca regulación, y citan preocupaciones acerca de los derrames, fugas y la contaminación de los productos químicos utilizados en el proceso. Debates similares se están realizando en Canadá, Francia y otros países.

La EPA dijo que recibirá comentarios para definir las normas que se aplicarán en 2014 para el gas de esquisto.

Que opinas?