El ave de Wilson. Otra maravilla de la naturaleza

En el camino de la evolución, uno de los grupos animales más favorecidos en su estética, sin duda son las aves. En particular, yo podría decirte que existe un ave, que con certeza, está en el paraíso. Quédate conmigo, y a continuación, hablaremos sobre el ave de Wilson, un ave del paraíso.

El ave de Wilson

En el corazón de la isla de Raja Ampat, ubicada en Indonesia, vive una de las aves más bellas del planeta.  La cual lleva por distinción el nombre de su descubridor, el naturalista Alexander Wilson. Sí, en este caso, hablamos del ave de Wilson (Cicinnurus respublica). 

Podemos ver que las características de esta ave son muy llamativas, donde destacan sus colores rojos en su espalda y azul en la corona, pero aunado a ellos, la característica más interesante, son las plumas de su cola que forman una especie de bigote retorcido.

¿Dónde habita?

El ave de Wilson vive principalmente en los bosques de colinas de Indonesia e islas cercanas. Los cuales se encuentran en altitudes próximas a los 300 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, algunos biólogos la han reportado en altitudes cercanas a los 1200 metros sobre el nivel del mar. Asimismo, el ave de Wilson está clasificada como Casi Amenazada (NT) en la Lista Roja de la UICN, esto debido a la pérdida de sus bosques y al rápido crecimiento urbano que amenaza su hogar.

La danza del paraíso: el cortejo

Como es bien sabido, en las aves del paraíso, lo más emocionante, es ver el peculiar comportamiento que estas aves tienen a la hora de cortejar a la hembra. El macho del ave de Wilson, generalmente construye una pista de baile, la cual limpia y mantiene con gran delicadeza durante varios días, espantando a los machos invasores. 

Cuando una hembra se acerca a la pista de esta ave, el macho se posa en alguna rama donde la hembra lo observa desde la altura. Posteriormente empieza su danza de cortejo, en donde trata de mostrar todos sus atributos, principalmente los colores de su atractivo pecho, y sonidos gloriosos para las bellas hembras que se acercan a él. Si el ave macho de Wilson realiza bien su danza, con suerte tendrá la oportunidad de aparearse y dejar su descendencia. 

Actualmente, el rango de distribución tan limitado de esta ave y los cambios constantes de hábitat, ponen en peligro su conservación. Ante ello, la asociación, BirdLife International, lleva acabo programas de investigación, con la finalidad de salvaguardar el futuro de esta especie y recopilar información importante para el estudio del comportamiento de esta especie tan poco estudiada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba