El combate al cambio climático en Panamá debe incluir al productor nacional y «bonos de carbono»

siembra-diarioecologia.jpg

Panamá no potencializa el Acuerdo Internacional del Tratado de Kioto sobre los Bonos de Carbono encaminado a obtener un equilibrio sobre la emisión de gases de efecto invernadero a pesar de que tiene un gran mercado.

Existen programas a nivel internacional, muchos de ellos obligatorios que generan recursos importantes para la inversión en países en desarrollo pues los recursos generados se invierten en proyectos sustentables.

EN este pais  contamos con un mercado no regulado, el cual tiene un potencial importante ya que nace del deseo de cada individuo, empresa o país de hacer un mundo sustentable así que este mercado potencial representa una enorme posibilidad para Panamá.

Lo anterior es importante si se desea un «Panamá Sustentable» pero al ver las cifras, prácticamente no existen proyectos de Bonos de Carbono en nuestro país.

La causa,  se deriva de que no es un tema que interese a la agenda legislativa por la complejidad de su cálculo y porque el mercado de estos bonos ha venido a la baja, sin embargo es importante plantearnos lo siguiente:

Una hectárea que se integra a un proyecto de Bonos de Carbono puede generar su propio recurso para su establecimiento y esto permitiría que muchos más proyectos se consolidaran sin necesidad de seguir ofreciendo subsidios a los productores, los cuales no alcanzan para que salgan de la pobreza extrema.

Si se plantea que el árbol a sembrarse es capaz de producir frutos comerciales (cacao, pimienta, etc.) entonces el beneficio se multiplica ya que un productor recibe el apoyo financiero para el establecimiento y mantenimiento de la plantación gracias al mecanismo de los Bonos de Carbono donde el productor podrá pagar la inversión así como al técnico que lleva a cabo los estudios correspondientes.

Al optar por proyectos de Bonos de Carbono se generan empleos directos, bien remunerados, en las zonas marginadas o rurales sin que le cueste al Estado una derrama importante en subsidios que generalmente al ir a fondo perdido son mal aprovechados, creando una espiral negativa.

El mercado de Bonos de Carbono no reglamentados alcanza precios de entre 7 y 16 dólares, además de que está relacionado con un interés más humano, de participar en proyectos productivos de alto impacto social.

Una hectárea establecida en el trópico húmedo de cacao en asociación con pimienta puede generar, con este mecanismo, $70,000.00 (considerando un precio intermedio) pero a la hora que se presenta esta propuesta con autoridades desvían el tema y consideran que esta no es una alternativa viable, pero eso sí dicen «que viva el Día del Medio Ambiente» o cualquier otro dia que festeje la proteccion de la tierra.

El principal efecto que causa el calentamiento global es el efecto invernadero, fenómeno que se refiere a la absorción -por ciertos gases atmosféricos, principalmente CO2- de parte de la energía que el suelo emite, como consecuencia de haber sido calentado por la radiación solar.

El efecto invernadero natural estabiliza el clima de la Tierra y no es cuestión que se incluya en el debate sobre el calentamiento global. Sin este efecto invernadero, de forma natural, las temperaturas seguramente caerían al menos 30 °C; provocando con esto que los océanos pudieran congelarse y la vida, tal como la conocemos, sería imposible.

Lo que nos lleva a la necesidad de contar con estos gases de efecto invernadero, pero en proporciones adecuadas,  pero lo que preocupa a los climatólogos,  es que una elevación de esa proporción pues producirá un aumento de la temperatura debido al calor atrapado en la baja atmósfera.

Por ello, para lograr obtener un equilibrio sobre la emisión de gases desde 1990, se firmó un acuerdo internacional denominado Tratado de Kioto, el cual en resumen ha intentado reducir los efectos negativos de los gases a través del pago de países desarrollados (que son los más contaminantes) a través de un mecanismo denominado bonos de carbono: los cuales definimos como mecanismo internacional de descontaminación para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente.

Este mecanismo es uno de los tres propuestos en el Protocolo de Kioto para la reducción de emisiones causantes del calentamiento global o efecto invernadero.

Este sistema ofrece incentivos económicos para que empresas privadas contribuyan a la mejora de la calidad ambiental y se consiga regular la emisión generada por sus procesos productivos, considerando el derecho a emitir CO2 como un bien canjeable y con un precio establecido en el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba