El extraño, curioso y simpatico gallito de las rocas

gallitove-de-barinas

El Gallito de las Rocas o Tunqui es una de las aves más espectaculares del mundo. Su fantástico plumaje y colorido despliegue para cortejo se equiparan a las de cualquier ave del paraíso.

En estas líneas aprenderemos un poco más de esta hermosa especie que, a pesar de contar con protección legal, se encuentra hoy en peligro de extinción debido a la caza indiscriminada con fines comerciales y a la depredación de los bosques amazónicos donde habita.

Esta hermosa especie habita entre los 1,400 y los 2,500 metros sobre el nivel del mar, en las zonas conocidas con el nombre Yungas, especialmente en los bosques húmedos y densos de las vertientes orientales andinas que existen en los territorios de países como Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Estos bosques tropicales son el medio ideal para su desarrollo por la abundancia de los frutos silvestres que crecen en el lugar, favoreciendo su alimentación en cualquier época del año.

Se trata de un ave mediana, tiene unos 32 cm de largo que, como muchas otras aves, evidencia una notoria diferencia de color según su sexo. Debido a esto, el macho es de un bello color rojo-anaranjado, con una cresta erecta de plumas sobre el pico y la frente, alas y cola negros, además de algunas plumas de color gris perla en las alas. En contraste, la hembra posee un color marrón rojizo oscuro en su totalidad y tiene la cresta más pequeña.

La explicación para esta diferencia la encontramos en la selección de la pareja en tiempo de apareamiento, cuando las hembras escogerán al macho más llamativo para brindar sus genes a las nuevas generaciones de Gallitos de las Rocas.

 

 

Justamente esta belleza tan vistosa de sus especímenes machos y su popularidad los convirtió, desde principios del siglo pasado, según el propio testimonio del célebre investigador Alexander von Humboldt, en aves muy perseguidas, lo cual constituye un peligro latente por el que se ha considerado que los Gallitos de las Rocas se encuentran en peligro de extinción.

Asimismo, Humboldt nos explica que su nombre está muy asociado con las rocas porque habita en cañadas húmedas de gran profundidad en las que frecuentan las barrancas o peñas empinadas entre cuyos huecos construyen sus nidos con musgos y otros materiales vegetales y donde crían a sus pichones que, solo en sus primeras semanas, se alimentan con insectos.

El exótico Gallito de las Rocas es un ave solitaria y silenciosa, acostumbrada solo a emitir gruñidos cuando está en celo, cuando se asusta o si está alejado de su territorio. Solo en época de reproducción se reúnen alrededor de 40 machos esperando ser seleccionados por la hembra. Cuando ese momento llega, los machos se sitúan en un espacio de alrededor de medio metro y ahí ejecutan uno de esos espectáculos tan impresionantes que solo la naturaleza nos puede regalar: danzan y se lucen, a la espera de ser escogidos para el apareamiento.

Posteriormente, la hembra se encarga sola de la incubación y el cuidado de las crías. A pesar de que esto pareciera no hablar muy bien de la labor como padre de familia del Gallito de las Rocas, la madre no tiene quejas al respecto ya que la llamativa presencia del macho cerca al nido podría resultar altamente peligrosa al atraer la atención de los depredadores como águilas, serpientes, entre otros. El color opaco de las hembras toma entonces un valor fundamental, ya que le sirve para evitar ser detectada por sus enemigos.

 

gallito_04_d

 

El tunqui o Gallito de las Rocas es el ave nacional del Perú y está protegido por la ley. Su caza y comercialización están prohibidas, sin embargo esta disposición no es respetada y lamentablemente es comercializado por traficantes de animales, vivo o disecado. Es urgente que conozcamos y difundamos cada vez más la importancia de proteger nuestras especies naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba