El Fenomeno de El Niño posible causante de guerras civiles

Por: Ramiro Velásquez Gómez. Aparte de hacernos sudar más de la cuenta, El Niño podría tener otro efecto poco llamativo: los conflictos sociales en países tropicales pobres. Sí. De acuerdo con una extensa investigación publicada en la Revista Nature , cuando se presenta ese fenómeno, las chances de que se desate una guerra civil en algún lugar, en particular en los países cuyo clima está controlado por la Enso (El Niño Southern Oscillation), se duplica con respecto a los periodos de La Niña.

Los científicos rastrearon el Enso de 1950 a 2004 y correlacionaron los conflictos que dejaron al menso 25 muertos en conflictos en cualquier año. Los datos incluyeron 175 países y 234 conflictos, la mitad de los cuales produjeron más de 1.000 muertes. Se pudo establecer entonces que El Niño puede haber jugado algún rol en 21 por ciento de las guerras civiles en todo el planeta y en 30 por ciento en aquellos afectados por el fenómeno.

Lógico, no se trata de afirmar que una guerra comienza por El Niño, aclaró Mark Cane, coautor. «No es el único factor, pues hay que considerar política, economía y otras cosas». Cómo podría explicares esa relación no está claro. Para Salomon M. Hasiang, autor principal «si usted tiene desigualdad social, la gente es muy pobre y existen otras tensiones, parece posible que el clima pueda dar el golpe final».

Otra explicación proviene de Kyle C. Meng: en el pasado los científicos sociales han mostrado que las personas son más agresivas cuando la temperatura sube, aunque hizo la salvedad de que si eso aplica a todas las sociedades no está claro hoy.

En 1982, dijo Hsiang, un poderoso El Niño golpeó Perú destruyendo cosechas; ese año los ataques guerrilleros de Sendero Luminoso se convirtieron en una extensa guerra de 20 años.

En el sur de Sudán, fuerzas separatistas estaban comenzando a enfrentarse con las del norte cuando irrumpió El Niño en 1963. La insurrección fue dominada, pero resurgió en 1976, otro año El Niño. En 1983 hubo otro evento y allí se intensificó la guerra que dejó más de dos millones de muertos, el conflicto más sangriento desde la Segunda Guerra Mundial.

Más conflictos aparecieron en años de El Niño: El Salvador, Filipinas y Uganda en 1972; Angola, Haití y Myanmar en 1991; Congo, Eritrea, Indonesia y Ruanda en 1997.

Halvard Buhaug, del Peace Research Institute Oslo, tiene una versión distinta de los hechos. «El estudio no ayuda a mejorar el entendimiento de las causas de los conflictos armados al no intentar explicar la reportada asociación entre los ciclos Enso y el riesgo de conflicto». La correlación sin explicación es especulación, dijo.

En esa línea Marshall Burke, economista de la Universidad de California en Berkeley, opinó que los autores dan una evidencia fuerte de la conexión, pero no responden cómo incidiría el cambio climático.

«Las personas pueden responder diferente en choques cortos que en cambios de mayor duración en temperatura y precipitación.

En años recientes climatólogos e historiadores han construido evidencias de como sociedades antiguas sufrieron y sucumbieron debido al calor o las sequías que estropearon cultivos y removieron gobiernos.

Autores como Jared Diamond, Brian Fagan y Mike Davis han escrito libros populares sobre la relación clima como detonador de violencia y se cita el caso del imperio acadio en el golfo Pérsico hace más de 6.000 años, la caída de los mayas o las guerras de las dinastías chinas. El año pasado tres especialistas del Lamont-Doherty Earth Observatory publicaron un atlas de 1.000 años de sequías relacionadas con El Niño, que coincide con varios estallidos en distintas regiones.

El cambio climático podría entonces como un ingrediente más en la estabilidad de regímenes acosados por circunstancias adversas.

El mal clima parece llevar con más facilidad a los países pobres hacia el caos.
» Contexto
Qué son El Niño y La Niña en el clima

La Oscilación Sur El Niño es un ciclo periódico de enfriamiento y calentamiento del Océano Pacífico.

Estos ciclos afectan los patrones climáticos en mucha parte de África, el Medio Oriente, India, el sudeste de Asia, Australia y América.

Durante la fase fría, o La Niña, las lluvias son relativamente altas en áreas tropicales. Durante El Niño, caliente, las temperaturas en tierra crecen y las lluvias decrecen en casi todos los lugares afectados.

Al interactuar con otros factores como el viento y los ciclos de temperatura en los otros océanos, El Niño puede variar dramáticamente en fuerza y duración.

Cuando es bien intenso, trae calor exagerado y años de sequía. En latitudes altas los efectos se debilitan, desaparecen o reversan.

La Niña de este año secó el suroccidente de E. U. y partes de África oriental. A comienzos de 2010 estaba El Niño.

1 comentario en “El Fenomeno de El Niño posible causante de guerras civiles”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba