El Primer Ministro Inglés David Cameron es acusado de ‘destruir’ el medio ambiente

Por Carlos Fresneda. La mayor alianza de grupos ecologistas de los últimos años en Gran Bretaña ha lanzado un ataque unánime contra el Gobierno de David Cameron, al que acusan de llevar a cabo «la política más destructiva contra el medio ambiente en este país en las últimas décadas».

En dos cartas abiertas, publicadas por ‘The Observer’, un abanico de líderes y asociaciones ecologistas –del autor George Monbiot a la líder del Partido Verde Carolina Lucas, de Wildlife Trusts a Greenpeace- le recuerda a David Cameron su promesa fallida de hace apenas año y medio, cuando aseguró que presidiría «el Gobierno más verde en la historia del Reino Unido».

El detonante ha sido el reciente discurso del ministro de Finanzas George Osborne, la nueva ‘bestia negra’ del movimiento ecologista. Osborne advirtió que Gran Bretaña «no va a salvar el planeta cerrando industrias» y aseguró que no es el momento «de pensar en cosas como los habitats, que pueden suponer costes ridículos a las empresas».

El asombroso desdén mostrado hacia el valor del mundo natural no sólo va en contra de la opinión popular, sino en contra de todo lo que el propio Gobierno dijo el pasado mes de junio, cuando publicó el libro blanco de la medio natural y la estrategia para la biodiversidad de Gran Bretaña.

Los ecologistas destacan también el freno experimentado por las renovables, en detrimento sobre todo de las nuevas explotaciones de gas, que han recibido grandes exenciones fiscales al tiempo que se reducían los subsidios a la energía solar. Las inversiones en energía eólica han caído entre tanto un 70% en el último año, mientras que la potencia «aprobada» ha pasado de 1.366 megavatios a 920.

Por su parte, Greenpeace ha acusado al Gobierno Cameron de «abuso de poder», a la hora de intercambiar información privilegiada sobre la batalla en los tribunales que libra la asociación ecologista, contraria a los planes para construir ocho nuevas centrales en el país.

Greenpeace asegura que Cameron ha arrimado el ascua a la industria nuclear y ha intentado manipular la opinión pública para mitigar el efecto de la «marcha atrás» en Alemania y del referendum en Italia tras el desastre de Fukushima.

Via: elmundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba