El producto nace, se utiliza y… no muere: se recicla y ‘vuelve’ a la vida

Sintítulo1

Papel y cartón, vidrio, plástico, metal… Pero también electrodomésticos, artículos electrónicos, pilas, neumáticos o cemento. El reciclaje, ya sea de los productos procedentes de las actividades productivas o de la ciudadanía en general, es una muestra evidente de desarrollo de una sociedad y una necesidad de futuro para la sostenibilidad mundial por el ahorro que genera económicamente y, sobre todo, medioambientalmente.

El plástico es uno de los materiales derivados del petróleo de los más contaminantes. De ahí la importancia de la fabricación de plásticos biodegradables a partir de materiales naturales, como uno de los retos más importantes del sector industrial entre otros.

El papel y cartón ocupa un lugar privilegiado en el mundo del reciclado, debido a una mayor cultura en este ámbito.

El beneficio medioambiental de reciclar papel y cartón se refleja en las cifras. Por cada tonelada de papel que se recoge y recicla se ahorran dos metros cúbicos de vertedero, 140 litros de petróleo, 50.000 litros de agua y la emisión de 900 kilos de dióxido de carbono.

Aunque para lograr una correcta recuperación de este material, el ciudadano tiene que seguir el procedimiento adecuado: el papel de cocina, las servilletas de papel manchadas, los tetra bricks, el papel de aluminio sanitario o las etiquetas adhesivas no son válidos.

2 comentarios en “El producto nace, se utiliza y… no muere: se recicla y ‘vuelve’ a la vida”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba