En el alma de un reciclador

Por: Deicy Johana Pareja

Felipe Rrague, de 31 años, es un amante del reciclaje. Y su amor tiene algo de «locura». No saca de su casa ni una tira de basura. Para él, nada se bota. Todo se recicla y se reutiliza.
Incluso los materiales que no son reciclables como icopor, colillas de cigarrillo y condones usados, los recoge sin pudor. Una vez amontonado el material, lo empaca en botellas plásticas de gaseosa, las que llama «Mini relleno sanitario». Con esta técnica, dice, «hace tres años no genero basura».

Pero este singular modo de reciclar no termina en un desordenado apilamiento de botellas. Con éstas ha hecho, pozos en su finca en el interior de Medellin, Colombia y ayudó a la comunidad a construir un puente en agosto pasado. Para esta obra usó un millón de botellas de desechos.

También, con residuos orgánicos como las sobras de comida, café, cáscaras y servilletas trabaja la lombricultura.

Lo que para muchos es basura, para mí es alimento, porque los sobrados de tomate, lechuga y las cáscaras se convierten en semillas. Todo se transforma.

La piscina de su finca la llena con las aguas lluvias, las mismas que le sirven para disfrutar de un baño y para el riego de sus cultivos, los que también abona con aserrín.

Rrague vive del reciclaje y de asesorar restaurantes, hoteles y urbanizaciones a los que les enseña a pesar cuánta basura se genera y cuánta se empieza a reducir a medida que la gente aprende a reciclar.

Mi misión es acabar con la basura, por lo menos la de mi alrededor. Busco hacer conciencia a las personas de la importancia del reciclaje y de la reutilización de las cosas para el futuro.

Un futuro que percibe completamente contaminado si no hay conciencia de que hay que reciclar y proteger los recursos naturales.

Este joven desde hace ocho años empezó a investigar sobre el reciclaje. Tiene una página de Internet ereciclaje.com donde brinda consejos para el cuidado del medio ambiente.

1 comentario en “En el alma de un reciclador”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba