España archiva caso dietilenglicol

jarabe panama dietilenglicol

Por: JORGE SAINZ
La justicia española resolvió archivar definitivamente la investigación sobre una mayorista farmacéutica catalana que intervino en la compra de un jarabe contaminado que mató a centenares de personas en Panamá.

El caso, sobreseído inicialmente en abril, fue reabierto tras el recurso presentado en junio por un bufete de abogados que representa a casi 150 víctimas.

Sin embargo, la Audiencia Nacional entendió que no existe responsabilidad jurídica imputable a la mayorista de Barcelona Rasfer Internacional S.A. La decisión ya no puede ser apelada.

La historia se remonta varios años atrás, cuando la Caja de Seguro Social (CSS) licitó a la panameña Medicom S.A. la compra de glicerina para elaborar un jarabe. Según las investigaciones, la empresa panameña adquirió el principio activo a la española Rasfer, que su vez la obtuvo de una compañía de China.

Tras este complejo proceso, la sustancia que llegó a Panamá no era glicerina para consumo humano, sino un tipo industrial que contenía dietilenglicol. Con ese material se elaboraron y distribuyeron sendos jarabes para la tos y un antialérgico, así como dos lociones para la piel, que provocaron un envenenamiento de la población a finales de 2006.

Los abogados españoles tienen documentadas al menos de 250 muertes por los jarabes contaminados, aunque podrían ser muchas más. El medicamento provocó a los afectados un síndrome que les hizo colapsar los riñones.

Muchos de los fallecidos eran personas que presentaron en algún momento de su vida historial de presión arterial alta, diabetes o insuficiencia renal.

En un auto de ocho páginas, el tribunal señaló que Rasfer «no manipuló el producto» y acusó directamente a la panameña Medicom de falsificar el etiquetado del fármaco, a sabiendas de que la glicerina que llegó de China no era apta para el consumo humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba