España: El plan de energías renovables creará 300.000 puestos de trabajo y un beneficio de 29.000 millones de euros

El Consejo de Ministros aprobó hoy el Plan de Energías Renovables 2011-2020 con el que se pretende crear 300.000 puestos de trabajo y lograr unos beneficios de 29.000 millones de euros.

Se trata de un plan, dispuesto en la ley de Economía Sostenible, «para garantizar la seguridad” del suministro energético e impulsar la eficiencia y la recuperación económica a «corto plazo», según informó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco.

El plan, que contempla 87 medidas, busca que en el 2020 «al menos el 20% del consumo de energía en España proceda de la fuentes renovables», según Blanco.

Con este plan, añadió el portavoz del Ejecutivo, se busca que «en el año 2020, la energía eólica sea la fuente renovable más importante y que en la segunda mitad de década se empiecen a incorporar energías como la geotermia o las energías del mar».

Blanco subrayó que este plan aportará un beneficio económico de 29.000 millones, por la «reducción de importación de combustibles fósiles» y, además, logrará la creación de 300.000 puestos de trabajo. En suma, recalcó, supondrá una contribución al PIB español del 33.600 millones de euros en los próximos 10 años.

Según Industria, los costes asociados al desarrollo del Plan, incluyendo las primas y el coste de los diferentes sistemas de apoyo, se cifra en 24.700 millones de euros.

Por su parte, los beneficios directos y cuantificables, que se estiman en 29.000 millones de euros, incluyen las menores necesidades de importación de combustibles fósiles y las menores emisiones de CO2 a la atmósfera.

De las 87 medidas del PER, el Departamento que dirige Miguel Sebastián destaca el «Sistema de Incentivos al Calor Renovable (Icaren) para aplicaciones térmicas de las energías renovables», de apoyo directo a la producción, incompatible con la percepción de ayudas a la inversión y específico para proyectos desarrollados a través de Empresas de Servicios Energéticos (ESEs).

Así como la potenciación del autoconsumo de energía eléctrica generada con renovables, mediante mecanismos de balance neto, como sistema de compensación de saldos de energía que permite a un consumidor que autoproduce parte de su consumo eléctrico, apoyarse en el sistema para «almacenar» sus excedentes.

PLANIFICACIÓN ENERGÉTICA

El Ejecutivo también dio hoy luz verde a la Planificación Energética Indicativa, que tiene tres objetivos: preservar la calidad medioambiental, apoyar el desarrollo de las energías renovables y acelerar el ahorro y la eficiencia energética.

Este documento estima un consumo de energía final en España al término del período de valores sólo ligeramente superiores a los actuales, calculados en 102.220 (ktep), con una estructura en la que destaca el aumento del peso de la electricidad, del gas y de las renovables de uso final, que se compensan con el fuerte descenso del consumo de productos petrolíferos.

Según estima Industria, la mayor participación de las renovables y menores consumos de combustibles fósiles favorecerá a la reducción de las emisiones de CO2 en la próxima década, en particular en los procesos de generación de electricidad, que irán siendo cada vez más sostenibles y más limpios, de forma que en 2020 se emitirá un 11,8% menos por cada kilovatio/hora producido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba