España: La crisis económica puede agravar la desertificación

España es el país más árido de Europa, con un tercio de su territorio en peligro de convertirse en zona desértica, y la actual crisis económica está haciendo que las autoridades se olviden de tomar medidas al respecto, según los ecologistas.

“El medio ambiente está pasando al último plano con la excusa de la crisis, el primer sacrificado es el medio ambiente”, estima Julio Barea, responsable de Greenpeace para el agua.

Algo más del 30% del territorio español sufre un riesgo alto o muy alto de desertificación, según datos oficiales, y según la ONU, el 6% del suelo ya se ha degradado de forma irreversible.

A la sequía tradicional del este y sur del país –los embalses españoles estaban en diciembre en el 44% de su capacidad– se unen los efectos del cambio climático por el desarrollo sin medida.

A los incendios hay que añadir el peso de la agricultura de regadío, la tala de árboles, la extracción ilegal de agua –el 44% del agua que se extrae de los acuíferos se hace ilegalmente– la construcción desenfrenada de viviendas y el consumo de recursos (España es el país europeo que más agua consume y uno de los primeros en consumo energético).

Además, según datos recientes difundidos por la ONU antes de la reunión sobre cambio climático de Poznan, España vuelve a situarse como el país que más ha aumentado sus emisiones desde 1990.

Después de un período en que el gobierno conservador del Partido Popular (PP), de 1996 a 2004, hizo poco para hacer frente al cambio climático, su sucesor socialista anunció que iba a tomar medidas.

El presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, incluso incluyó la lucha contra el cambio climático en los tres grandes objetivos de su segundo mandato en la campaña para las elecciones de marzo.

Pero la crisis económica se coló en la agenda y la posibilidad de una vicepresidencia encargada de sostenibilidad se desvaneció y se transformó en la desaparición del ministerio de Medio Ambiente, hoy fusionado con el de Agricultura y Pesca, lo que fue duramente criticado por las organizaciones ecologistas.

Recientemente, el ministerio presentó un Programa de Acción Nacional contra la Desertificación que ha tardado ocho años en redactarse.

Entre sus objetivos no se habla de limitar la construcción desenfrenada de viviendas, uno de los motores del crecimiento económico español, actualmente parado debido a la crisis, sino de tener “flexibilidad para introducir modificaciones según las circunstancias del futuro” y “sensibilidad para adaptarse a las condiciones socioeconómicas”, según el texto.

La crisis, aunque por una parte ha provocado el frenado del negocio del “ladrillo”, por otra ha llevado al gobierno a prometer ayudas a las empresas para que construyan vivienda pública e infraestructuras, y no a diversificar la economía o a fomentar la creación de empleos en energías renovables, como defendía recientemente un informe de los sindicatos.

“Se sigue apostando por la utilización masiva de los recursos, no se está trabajando para desactivar la demanda” de éstos y se legisla al ritmo de “más embalses, más trasvases, más regadío”, es decir, “más políticas del siglo XIX” que horadan la tierra, lamenta Barea.

Greenpeace advierte además de que en la costa española, más de un cuarto de la cual está construida, hay más de 3 millones de m2 de suelo recalificado, es decir, libre para edificar. El negocio de la construcción “ahora está parado pero cuando pase la crisis, se reactivará”, avisa.


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?