Estado de la construcción ecológica

Cuando el Consejo de la Construcción Ecológica de EE.UU. (USGBC, por sus siglas en inglés) desarrolló su ahora ubicuo Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED, por sus siglas en inglés) Green Building Rating System™ en 1998, la así llamada “construcción ecológica” era casi imperceptible, un punto casi invisible en el radar del constructor promedio.

Hoy en día, más de 10 años después, la construcción ecológica es considerada un excelente tipo de construcción, no sólo por los beneficios ambientales, sino también por su impacto económico, pues los constructores ecológicos están aumentando los ingresos para el rubro y ahorrándoles dinero a los clientes.

Según Carlos Martin, Vicepresidente adjunto de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas (NAHB, por sus siglas en inglés), el resultado de aquello es un aumento masivo en el número de constructores interesados en la construcción ecológica, y en el número de clientes que están interesados en comprar dicho tipo de inmuebles. “Estamos en presencia de una avalancha ecológica,” dice.

David Hayes, Presidente ejecutivo de Skyline Construction, con sede en san Francisco, señala que incluso a medida que crece, la construcción ecológica está cambiando para beneficio del planeta, la economía y el usuario. “La construcción ecológica está aún en su infancia”, dice. “Acabamos de graduarnos de secundaria y estamos apunto de aprender más.”

A fin de adelantarse al proceso de aprendizaje, considere las siguientes cinco tendencias que los expertos señalan que darán forma a la construcción ecológica en 2009 y después.

Crecimiento explosivo del negocio ecológico

Según Martín, a medida que los constructores buscan diferenciarse entre sí dentro de los confines de una economía en depresión, la construcción ecológica se está transformando tanto en una estrategia como en sustentabilidad.

“De hecho, la primera tendencia ecológica que estamos percibiendo es prestar atención al negocio ecológico, el que incluye no sólo construcción, sino que también administración de proyectos, ventas y marketing, todas aquellas áreas relacionadas con el negocio que pueden ayudar a los constructores que están atravesando crisis en sus mejoras y que en muchos casos logra recuperar sus negocios.”

Según Martin, a medida que los constructores buscan una ventaja competitiva, también buscan más educación, de modo de pavimentar el camino a nuevas credenciales como la de Profesional acreditado por el LEED, del Green Building Certification Institute, y las designaciones de Profesionales ecológicos certificados de la NAHB.

Lo ecológico se define, y luego se refina

Walker Harris, director de Sustainable Building Solutions, con sede en Durham, Carolina del Norte, sugiere que si 2008 fue un año en que muchos constructores se cambiaron a la opción ecológica, 2009 será el año en que la mayoría de ellos se definirán ecológicos.

“Imagínese lo siguiente”, dice. “Usted va a la tienda de abarrotes y tiene la posibilidad de comprar galletas bajas en grasa. Ahora estamos empezando a saber que algunos de esos productos bajos en grasas no son realmente buenos para uno y pueden ser engañosos. El año recién pasado hubo mucha polémica por las etiquetas ecológicas y la gente está comenzando a preguntar ‘¿es eso realmente ecológico?’, y ‘¿qué significa realmente ecológico?’”

A fin de responder a estas preguntas, y de combatir el denominado “lavado verde” de los comerciantes, los sistemas de verificación y evaluación de terceros como el LEED (no sólo para constructores ecológicos, sino también para los productos ecológicos dentro de dichos inmuebles), se están volviendo cada vez más importantes y codiciados, señala Martín.

La construcción ecológica le entrega más por menos

Aunque la verificación de terceros es cada vez más necesaria, la certificación formal ya no lo es. “La certificación LEED es útil desde un punto de vista de marketing y ventas”, dice Hayes. “Sin embargo, ya no es necesaria. Ahora vemos a empresas que hacen todo lo necesario para cumplir con el LEED, pero sin contratar a consultores costosos o presentar una postulación formal. Están siguiendo el proceso del LEED para obtener todos los beneficios a la mitad del costo.”

De hecho, ya que la estrategia de negocios para la construcción ecológica incluye ahorros a largo plazo, muchas empresas se están enfocando menos en las relaciones públicas y más en el rendimiento de la inversión. Martin, predice un aumento en las remodelaciones ecológicas y en la deconstrucción, dos disciplinas ecológicas que pueden producir ahorros a largo plazo significativos por sobre las nuevas construcciones y la demolición tradicional.

La misma ansia por el rendimiento de la inversión está produciendo un incremento en la demanda de consultores de construcción ecológica y auditores de energía según Harris, quien señala que las auditorías que evalúan el rendimiento de una construcción a fin de buscar el máximo ahorro energético se están convirtiendo en una parte integral del proceso de construcción ecológica.

Los materiales ecológicos evolucionan

Por supuesto que los materiales físicos que utilizan los constructores ecológicos también están cambiando. Si 2008 fue el año de los materiales superficiales como bombillas, baldosas y pisos, menciona Harris, el 2009 será el de los materiales internos. “Los constructores deberían resaltar los “huesos” en vez de la “piel”, dice.

Con esa finalidad, Harris señala que los constructores van a desviar su atención hacia los sistemas de eficiencia energética HVAC y al aislamiento con espuma pulverizada, mientras que Hayes dice que comenzarán a utilizar puertas y ventanas de eficiencia energética, así como también alternativas que no dañan el medio ambiente de paneles de yeso.

Entretanto, Eric Corey Freed, autor de Green Building & Remodeling for Dummies (“Construcción y remodelación ecológica para principiantes”), anticipa un crecimiento explosivo en el uso de materiales biocompuestos tales como plástico hecho de maíz, el que puede ser utilizado para construir desde gabinetes hasta puertas.

Los gobiernos incentivan lo ecológico

Tan importante como la dirección de la construcción ecológica es quién la dirige. Mientras la demanda del consumidor ha alimentado el progreso de la construcción ecológica en los últimos años, los mandatos e incentivos del gobierno deben alimentarlo aún más para que siga avanzando.

De hecho, el Congreso incluyó en su Ley de Recuperación y Reinversión de EE. UU. de $790 mil millones de dólares (la cual fue promulgada Ley en febrero), diversas disposiciones que muy probablemente darán forma a la construcción ecológica en los años venideros, incluyendo garantía de préstamos para proyectos de energía renovable, así como también créditos federales para propietarios que instalen ventanas, sistemas de calefacción y aire acondicionado de eficiencia energética en sus casas.

“Es difícil decir qué va a suceder a nivel federal”, concluye Hayes, “pero estamos viendo que las ordenanzas sobre construcción ecológicas locales están abarcando todos los sectores.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba