Gobierno español financia la pesca ilegal

Greenpeace ha publicado hoy un informe que revela cómo España, que es la nación más influyente en las negociaciones de la reforma de la Política Pesquera Común, esta reiterada y sistemáticamente permitiendo la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) realizada por su flota en aguas europeas y de todo el mundo. El informe, titulado Investigación en el océano, toma como ejemplo el caso de la empresa Vidal Armadores S.A.

España tiene la flota pesquera más grande de Europa que se mantiene con miles de millones en subsidios (más del doble de la cuantía de las subvenciones recibidas por cualquier otro país de la UE). Entre 2000 y 2006 España recibió alrededor del 44% de los subsidios, y entre 2007-2013 cerca del 26%. Si España continúa con esta práctica se prevé que menos del 10% de los stocks pesqueros mantendrán niveles sostenibles en 2022 (1). Las principales áreas de pesca se volverán improductivas en poco más de una década.

“Hasta un 49% de la captura mundial es ilegal, no declarada y no regulada (2), y ésta es una de las razones principales por las que nuestros recursos pesqueros están sobreexplotados. En Europa estas malas prácticas están siendo financiadas con nuestros impuestos, en realidad pagamos impuestos para que saqueen nuestros océanos, se destruya el futuro de la pesca, y se devaste el medio marino. Esto demuestra lo mal que ha funcionado hasta ahora la política pesquera común.» ha declarado Celia Ojeda, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace.

El informe Investigación en el océano documenta las actividades de las empresas de la familia Vidal y su larga historia de pesca ilegal; sus procesamientos y condenas y sus exitosos intentos para evitar la justicia, así como el continuo fracaso del Gobierno para hacer frente a un problema que se ha denunciado en numerosas ocasiones. Esta empresa ha recibido cerca de 16 millones de euros en subvenciones. El informe revela que a pesar de que Vidal Armadores fue denunciada en 2009 por pesca ilegal, y a pesar de su largo historial IUU en 2010 la Xunta de Galicia (3) le concedió una subvención de 6,5 millones de euros para esta abrir una fábrica de aceite de pescado omega 3.

“España no sólo ha favorecido, en el reparto de los subsidios, a la flota industrial, la más destructiva, sino que ha desoído los llamamientos internacionales para dejar de subvencionar a empresas reconocidas por sus prácticas de dudosa legalidad. En el otro lado de la balanza, nos encontramos con que, a pesar de que el 80% de la flota pesquera es artesanal, ésta apenas ha recibido subsidios, lo que la conduce a su desaparición. El Gobierno español debe mirar por el futuro de los mares y sus pescadores, dejar de subvencionar la destrucción de la pesca y no premiar a quienes cometan ilegalidades”, ha añadido Celia Ojeda.

Greenpeace demanda una completa investigación por la UE en las subvenciones concedidas al sector pesquero español, y demanda que, en el futuro, los subsidios se otorguen a aquellas prácticas pesqueras legales, transparentes y sostenibles, en consonancia con los objetivos de la Política Pesquera Común.

Notas:

(1) Nota 1
(2) Agnew DJ, Pearce J, Pramod G, Peatman T, Watson R, et al. 2009. Estimating the Worldwide Extent of Illegal Fishing.
(3) Greenpeace presentó en marzo de 2009 ante la Audiencia Nacional una investigación de esta empresa. Tras meses sin respuesta, la Audiencia Nacional resolvió que no era constitutivo de delito y archivó el caso. La empresa ha seguido recibiendo subvenciones. Una de las subvenciones más cuantiosas ha sido la recibida para la construcción de Biomega Nutrición por la cuantía de 6,594,148,04 euros cofinanciados por la Unión Europea (Fondo Europeo de la Pesca) y la Xunta de Galicia (Conselleria do Mar) y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

Greenpeace informe

1 comentario en “Gobierno español financia la pesca ilegal”

  1. Pingback: Gobierno español financia la pesca ilegal | TravelSquare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba