Hay empresas hipócritas en lucha vs cambio climático

Ryan Gellert, CEO de Patagonia —popular marca de ropa sustentable— señaló la disparidad entre el marketing pro-climático que realizan las corporaciones y sus marcas, y la oposición de sus grupos de presión (lobbying) a la legislación climática, de acuerdo con Fast Company.

A medida que avanza un proyecto de ley en EE.UU. —que busca financiar el combate contra el cambio climático, promover la energía renovable, reducir los precios de los medicamentos recetados y, continuar con los subsidios para la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio— muchas de las grandes corporaciones que han alardeado sus compromisos sociales y climáticos, expresaron su oposición. En respuesta, el director ejecutivo de Patagonia, Ryan Gellert las ha tildado de empresas hipócritas.

Iniciativa contra el cambio climático

La iniciativa mejor conocida como Ley de Reducción de la Inflación de 2022 se ha acercado más a la aprobación de lo que nunca antes se pensó posible en sus 18 meses de existencia. Sin embargo, la Cámara de Comercio de EE.UU. conocida como Business Roundtable —un grupo de casi 200 directores ejecutivos de compañías como Apple, Walmart y General Motors (GM)— que en 2019 se comprometió a abordar las preocupaciones sociales junto con los intereses de los accionistas, ha manifestado su negativa.

El proyecto de ley, aunque significativamente reducido con respecto a iteraciones anteriores, aún incluye cientos de miles de millones en financiamiento por parte de las empresas para programas climáticos y energéticos, lo que lo convierte en una inversión histórica para abordar el cambio climático.

Sin embargo, ante la negativa de dichas empresas hipócritas, Ryan Gellert ha pedido a los miembros de sus corporativos que aguanten o se callen cuando se trata de hablar de acción climática.

Gellert es el CEO de la prestigiosa Patagonia desde 2020.

Empresas carecen de compromiso climático

Los puntos conflictivos en la legislación que crearon esta disonancia son los aumentos de impuestos corporativos en el proyecto de ley, como los que harían que las tasas para aquellas empresas con mil millones de dólares o más en ganancias, paguen al menos el 15%.

En este sentido, aunque miembros de Business Roundtable, como Google, Pepsi y Chipotle, han invertido decenas de millones para hacer que sus propias operaciones sean más sostenibles y crean materiales de marketing elegantes para promover sus esfuerzos, no abogan real y públicamente por una política a favor del clima y un cambio sustancial más amplio.

Por su parte, el senador demócrata de Rhode Island, Sheldon Whitehouse, también ha salido a mencionar que durante años, mientras el cabildeo corporativo en el Congreso ocurre en torno a casi todas las industrias y temas, el clima permanece prácticamente intacto. Ninguna empresa se acerca para apoyar.

Esfuerzos ambientales sin un verdadero cambio

De acuerdo con Fast Company, las empresas han trabajado en abordar individualmente sus problemas de emisiones, y ello es aplaudible, pero alcanzar un cambio significativo requiere esfuerzos mayores. No basta con hacer marketing climático, que independientemente de la intención, ante el escenario actual se parecería mucho más a greenwashing.

Hay varios de ejemplos de ello, en el caso de Coca-Cola tiene una biblioteca completa de contenido dedicada a sus esfuerzos de sustentabilidad, todo gira en torno a la misión de la compañía de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 25% para 2030. Mientras Levi’s ha mantenido una estrategia de acción climática para 2025 que describe los planes de la compañía para reducir su huella, sin embargo, nada de lo anterior incluye presiones al gobierno para realizar esfuerzos mayores a favor del planeta.

Ir arriba