Huracán Irene. ¿Seguirán pensando en Estados Unidos que eso del calentamiento global es un invento?

Sí, un huracán azotó la ciudad de Nueva York, algo no visto en siglos. Los daños son enormes para una ciudad y una zona que no está preparada para enfrentar este tipo de fenómenos.
¿Seguirán pensando en Estados Unidos que eso del calentamiento global es un invento? Los peores detractores de las evidencias mundiales del cambio climático tuvieron que permanecer resguarda-dos en sus casas en la costa noreste estadounidense. Seguramente, muchos de ellos estarán atemorizados por los vientos y las lluvias pero pensando cómo justificarían en sus discursos que el huracán Irene debe ser culpa de las políticas de Barack Obama y no del inocultable calentamiento global.

Según una nota aparecida en el grist.org, algunos especialistas creen que el Huracán Irene es producto de lo que por mucho tiempo se ha venido advirtiendo. «El Calentamiento Global» está acelerando este tipo de ciclones que no son más que la respuesta de la naturaleza a un problema que involucra a todas las grandes naciones.

El asunto es que en el futuro, las calientes temperaturas significarán más humedad en el aire y más inundaciones. Niveles del mar más altos harán a ciudades, sobre todo Nueva York, considerablemente más vulnerables a ser asaltadas por enormes oleadas.

Elizabeth Kolbert, The New Yorker responde: ¿Podemos esperar más acontecimientos como Irene en un mundo sobrecalentado? Aquí la respuesta es un franco «sí». Si habrá más huracanes es todavíaalgo para debatir. ¿Pero más inundación? Seguramente.

Marcus Bowman, un profesor de oceanografía en Stony Brok University, ha advertido que la ciudad podría tener «días de inundaciones», el camino hacia aquellos ahora es que actualmente tiene días de nieve.

Chris Mooney repite esos sentimientos, al notar que el debate de si Irene, en particular, puede ser culpada del cambio del clima es una tontería. «Digo que Irene enfoca nuestra atención en nuestra seria vulnerabilidad, y tenemos que agarrar ese momento, porque demasiado a menudo nuestra falta de posición nos hace actuar como que nada malo va a pasar».

Por lo visto, hay consenso en que este mal que ha generado la humanidad tiene sus respuestas por parte de la naturaleza. Este debate del calentamiento global y sus incidencias en el clima ha estado en una especie de invernadero. Sin duda, en la medida en que estos fenómenos se vayan presentando con más frecuencia, las potencias voltearán sus ojos hacia aquello que han dejado para el futuro.

Y si vemos esto, con la certeza de que el futuro es ahora, es muy poco por no decir nada lo que tenemos para enfrentar estos desastres, los gobiernos gastan miles de millones de dólares mensuales en armamentos para tratar de destruirse, pero parece que ya alguien les ahorrará ese trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba