Indignante!. En Portugal enseñan a niños desde los seis años a torear y matar animales

1_toro2.jpg

Las escuelas de toreo lusas reciben a más de 150 alumnos a partir de los seis años, según datos de un informe de la organización no gubernamental Fundación Franz Weber. Ese informe es resultado de dos años de investigación,lo que llevó a Naciones Unidas a pronunciarse en febrero de este año.

El Comité de las Naciones Unidas de los Derechos del Niño va a recomendar a los países miembros que revisen si sus legislaciones sobre tauromaquia cumplen o no con la Convención de los Derechos del Niño. Portugal, ha recibido dos severas advertencias: que aumente la edad mínima de 12 años para ingresar en las escuelas de tauromaquia y para participar en las corridas y que incremente la edad mínima de 6 años para asistir como espectadores.

Son un total de doce las escuelas de Portugal en las que niños a partir de seis años aprenden a torear y matar animales. El hecho ha encendido la alerta por parte de la ONU, organismo que ha recomendado al país que aumente la edad mínima para que los menores puedan asistir a esos centros y participar en espectáculos de tauromaquia.

Preparando futuro matadores

1_toro1.jpg

Además de torear a pie, los menores también son preparados para convertirse en matadores de toros.

La legislación lusa prohíbe que se maten los toros en público desde 1928, lo que no impide, según Franz Weber, que algunas escuelas de tauromaquia lleven a sus alumnos a lugares donde la prohibición no se aplica.

“Durante algún tiempo simulan la muerte con una banderilla y a determinada edad, cuando están preparados, son llevados a España para efectivamente matar animales”, relató el jefe de la asociación.

A pesar de que la Ley portuguesa determina que solo los mayores de doce años pueden participar en actividades de toreo, el informe de Weber indica que algunas escuelas no respetan ese límite.

“Por tratarse de una forma de sensibilización para la violencia y el sufrimiento de los animales en el que la sangre es real” y por ser escenario de “muchos accidentes graves y a veces incluso mortales”, la Fundación entiende que hay que elevar ese límite “como forma de proteger a los niños”.

El Comité, «preocupado» por la salud física y mental de los niños expuestos «a la violencia del toreo», urge al Gobierno portugués a «emprender investigaciones que determinen el impacto en la infancia del alcance de la violencia física y mental de la tauromaquia».

Esperamos que la ONU haga recomendaciones similares en España, Ecuador, México, Venezuela, Perú, Colombia y Francia, países donde la organización denuncia que los niños están también demasiado expuestos a actividades de toreo.

F
Un estudio , realizado en 2004 por psicólogos de la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad de Swansea en Gales [PDF en inglés], concluye que los mensajes verbales que acompañan la retransmisión de una corrida de toros tienen consecuencias significativas en la agresividad, la ansiedad y los niveles de impacto emocional de los niños y niñas de entre 8 y 12 años. Más entre los niños varones que entre las niñas. También, que los niños están más mediatizados por la interpretación cognitiva de lo que está sucediendo que por la espectacularización de la violencia y la crueldad.

El propio estudio recuerda que la carencia de un discurso público sobre el maltrato animal y de información en la escuela, la familia u otras fuentes, hace que los jóvenes espectadores se identifiquen fácilmente con el perpetrador de la violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba