La caída del precio del petróleo, obstáculo para la energía alternativa

biodiesel_pump_with_flowers1

Por:  Kelly Orillac

La caída del precio del petróleo es una mala noticia para las energías renovables y para los biocombustibles, cuyo desarrollo es más necesario que nunca para proteger el clima.  El precio actual del crudo, que ha perdido más de dos tercios de su valor desde los récords alcanzados en julio   son una traba  para las energías renovables.

El precio del petróleo compromete también la expansión de los biocombutibles. Cuando cae el precio del petróleo cae también el interés por los biocombustibles y desgraciadamente se priorizan las cuestiones económicas frente a las cuestiones ambientales.

La caída del precio del crudo podria frenar  las políticas de economía de energía y preconizar por ello un alza de los precios, para incitar a los países consumidores a buscar ante todo la eficacia energética.

El problema es la gran volatilidad de los precios del petróleo, sobre todo, teniendo en cuenta que, frente a una demanda creciente, los precios del crudo deberían volver a subir.

El etanol brasileño de caña de azúcar reduce en al menos un 80% respecto a los combustible fósiles las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento del planeta.

Estados Unidos, que destila etanol a partir del maíz, es el primer productor mundial, con un 48% de total en 2007. Le sigue Brasil, con el 31% de la producción de etanol. La Unión Europea (UE) produce por su parte un 60% del biodiésel mundial, biocarburante elaborado a partir de aceites vegetales, que reemplaza al gasóleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba