La crisis financiera golpea a la industria de las energías renovables en EEUU

La crisis financiera ha comenzado a golpear a la industria de las energías renovables en EEUU, a pesar de la gran apuesta de Barack Obama por potenciar al sector. Los continuos despidos de personal y el fracaso de algunos proyectos son algunas de las consecuencias de la falta de financiación.

Uno de los casos más llamativos es el de OptiSolar. La compañía, que anunció el año pasado la construcción de la mayor planta fotovoltaica de California, se ha visto obligada a vender el proyecto a First Solar por 400 millones de dólares en acciones por sus difilcultades para obtener financiación. Además, anunció el despido de 300 trabajadores, la mitad de la plantilla. Pero la crisis financiera también afecta a los grandes de la enegía renovable del país.

FPL Energy, una de las principales compañías de energía eólica y solar en EEUU dijo a finales de enero que tendrá que reducir sus planes de desarrollo eólico este año. A pesar de que el Gobierno ha prometido una avalancha de fondos con la esperanza de que el sector se convierta en uno de los pilares de la economía y para reducir la dependencia de los combustibles fósiles, el dinero no llega y los grandes bancos como Bank of America, JP Morgan y Morgan Stanley, que atraviesan una delicada situación financiera, son cada vez más reticentes a financiar proyectos ‘verdes’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba