La Gran Barrera de Coral de Australia detuvo su crecimiento a causa del calentamiento del mar

1coral-diarioecologia.jpg

En un 14 % descendió una de las mayores riquezas biológicas del mundo, durante los últimos 19 años, por lo que su supervivencia está en peligro.

La situación en la barrera empezó a variar en 1990, cuando se detectó una caída del crecimiento del 0,3 por ciento y una menor calcificación en los corales.

De continuar esta misma tendencia los corales de la barrera dejarán de crecer en 2050.

Es muy preocupante que estos cambios sean ya tan evidentes, con los cambios climáticos relativamente modestos observados hasta el momento, y en el ecosistema de arrecifes coralinos mejor protegido y gestionado del mundo.

Además del incremento de las temperaturas, como consecuencia del calentamiento global, la absorción oceánica del dióxido de carbono atmosférico es un grave problema para los 2.600 arrecifes que forman la barrera coralina.

El proceso por el que el océano absorbe el dióxido de carbono hace que aumenten los niveles de acidez en el agua del mar, y esta mayor acidez frena la calcificación de los corales, indispensable para que crezcan.

Los corales adquieren dureza mediante absorción de los materiales que se disuelven en el agua del mar, y cuando grandes cantidades de dióxido de carbono atmosférico llegan al agua del mar, los cambios químicos resultantes reducen la capacidad de estos organismos marinos de formar sus esqueleto.

Los esqueletos de los corales son el núcleo de los ecosistemas de arrecifes. Su gran complejidad ofrecen un hábitat para miles de especies de plantas y animales asociadas con el arrecife.

Los corales de Australia frenan su crecimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba