La original idea de una familia Argentina que convierte colillas de cigarrillos en ladrillos ecológicos

Está en marcha una movida sustentable, en la Argentina y en el mundo. Miles de manos juntan colillas de cigarrillos en bidones y botellas plásticas. Tratan de capturar la mayor cantidad posible de pequeños filtros amarronados causantes de un enorme daño ambiental. Una sola colilla contamina entre 8 y 10 litros de agua salada y hasta 50 litros si se trata de agua dulce, por la enorme cantidad de sus componentes nocivos: nicotina, alquitrán, arsénico, plomo, hidrocarburos poliaromáticos. Además, el acetato de celulosa, un material no biodegradable encargado de absorber esas sustancias, puede tardar hasta 15 años en descomponerse.

En las playas son regularmente el residuo más encontrado. En las calles, en general, los fumadores también las tiran al suelo. Y la lluvia las arrastra a las alcantarillas y terminan de la misma manera, en las fuentes de agua más cercanas, en ríos y mares, donde asfixian los fondos marinos y además pueden ser consumidos por muchos animales.

¿Qué se hace con las colillas recolectadas? ¿Qué destino final tienen? ¿En qué se convierten? El creador del proyecto ecológico Cigabrick, Alexis Lemos -41 años, argentino, ingeniero comercial y máster en logística- contó cómo nació la idea del ladrillo hecho con colillas. “Todo comenzó a fines de 2018, cuando regresé al país luego de haber vivido varios años en California, Estados Unidos, donde tomé conciencia sobre la importancia del reciclaje. Volví a mi provincia muy mentalizado en encontrar una solución ecológica y definitiva para el residuo del cigarrillo, catalogado como complejo y, además, con ganas de ayudar a mi familia que estaba atravesando una difícil situación económica”.

“Me dediqué seis meses a investigar, desarrollar prototipos y armar un equipo de trabajo que integran mi padre en la cuestión logística, mi hermano en el diseño gráfico y dos profesionales altamente capacitadas, una bióloga y una ingeniera en recursos naturales renovables. Con inversión propia, logré crear un biopolímero en el laboratorio.

– ¿En qué consiste el biopolímero?

– Es un método para el reciclaje de las colillas totalmente natural y definitivo que consiste en la obtención de un producto compuesto biotecnológico: las colillas son mezcladas con elementos naturales a los que sumamos microorganismos que comen las toxinas y liberan enzimas que mineralizan la mezcla. Este período de cultivo lleva unos 20 días. En definitiva, lo que demora 15 años en degradarse, logramos descontaminarlo en sólo 20 días.

¿Qué residuos se generan en ese proceso?

– Ninguno. Somos una iniciativa zero-waste, lo que significa que no generamos residuos en ninguno de nuestros procedimientos. Cigabrick es ecológico y está armado bajo presión con más de 6 toneladas de fuerza. No requiere cocción y es 100% reciclable.

¿Y cómo adquiere forma el ladrillo?

– Para pasar a la fase de producción del ladrillo, trituramos el biopolímero resultante, lo integramos a nuestra fórmula patentada, utilizándolo como aislante acústico y de temperatura, y lo encapsulamos junto a los otros componentes que forman Cigabrick, tales como cemento, arena, cal y otros.

¿Cuántas colillas quedan atrapadas entonces en cada ladrillo?

– Cada ladrillo cuenta con un porcentaje integrado de biopolímero y esa porción puede variar porque las colillas recicladas quedan unificadas a los otros elementos naturales, de manera que un ladrillo puede tener entre 25 y 50 colillas. En el laboratorio ubicado en la ciudad de Mendoza tratan, por mes, más de 5 millones de colillas, cerca de una tonelada, que reciben desde distintos puntos del país y, por ahora, los ladrillos sólo se venden a municipios y entidades gubernamentales para la construcción de viviendas sociales.

Todo se lleva a cabo en el marco del proyecto ambiental Reciclemos que ya cuenta con una red de más de 50 embajadores en todo el país: personas o agrupaciones sin fines de lucro que envían las colillas de fumadores responsables que se las acercan o bien las que ellos mismos recolectan. Es tanta la cantidad de colillas que reciben que están viendo la posibilidad de mudar la zona de cultivo a un polígono industrial mayor.

Viviendas sociales y sustentables

Lemos detalló  varias ventajas técnicas de Cigabrick: tiene un tamaño mayor que el ladrillo tradicional y es 4 veces más resistente; es sismo resistente y anti inflamable; brinda protección acústica y un aislamiento frío-calor 40% mayor al del ladrillo tradicional; tiene un diseño de encastre y eso reduce hasta un 50% el tiempo de construcción, también permite ahorrar hasta un 50% en acero y 60% en cemento (entre ladrillo y ladrillo sólo va una pequeña porción de adhesivo cerámico) y tiene garantía de por vida.

Explicó, además, que el ladrillo que fabrican cuenta con certificaciones para la construcción, entre ellas la del INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial y de Normas IRAM (Instituto Argentino de Normalización y Certificación). Y señala que el proyecto está enfocado a la creación de viviendas sociales sustentables para familias de escasos recursos.


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?