La temperatura promedio en Cuba ha aumentado casi un grado

La temperatura media anual en Cuba aumentó en los últimos 60 años en cerca de un grado Celsius, como consecuencia del calentamiento global. La temperatura media anual del país creció desde 1951 hasta hoy aproximadamente en 0,9 grados Celsius. El mayor incremento ocurrió en la temporada invernal con unos 1,4 grados Celsius por encima de los registros anteriores. Tal incremento, se encuentra relacionado con el calentamiento global de nuestro planeta, debido en gran medida al incremento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Sobre las temperaturas del verano en la isla, los meses de julio y agosto continúan siendo los más calurosos y los seres humanos están llegando a límites para adaptarse al medio ambiente. La mayor radiación solar y la sequía se encuentran entre los factores que propician la subida de las temperaturas en la superficie terrestre. Las temperaturas veraniegas suelen ser más altas «cuando estamos en presencia de procesos de sequía meteorológica, ya que al disminuir la nubosidad recibimos mayor radiación, mientras que si disminuyen las precipitaciones y las tormentas eléctricas propias del verano se favorece en gran medida el calentamiento diurno de la atmósfera.

La sequía condiciona lo que ocurre en un mes o un verano determinado, la intensificación del efecto invernadero condiciona la tendencia que se observa a través de los años, o a través de los veranos como nos referimos en el día de hoy.

En esta etapa veraniega se han reportado elevados registros, pero ninguno supera los 38,8 grados Celsius, la mayor marca que ha alcanzado el país y que se registró el 4 de abril de 1999, en la estación de Jucarito, de la oriental provincia de Granma.

Hasta ahora sólo unas pocas estaciones meteorológicas han marcado nuevos records de temperatura máxima. El incremento de la temperatura media anual, o de la del verano, reportado en Cuba «está más bien relacionado con el incremento de las temperaturas mínimas, o sea, las nocturnas.

Ello implica que durante el verano se tienen temperaturas muy altas durante el día, pero en la noche no refresca lo suficiente, y el calor no da tregua durante las noches.

En contraste, a fines del 2010 e inicios del presente año, la isla vivió temperaturas inusualmente frías al caer bajo la influencia del fenómeno climatológico conocido como «La Niña». El país sigue bajo los efectos de La Niña fuerte, que tiene como característica producir un invierno frío y seco.

«La Niña» es un evento de sobre-enfriamiento de las aguas del Pacífico ecuatorial centro-oriental y en ciertos aspectos es opuesto a «El Niño», también conocido como Oscilación del Sur que calienta las aguas cercanas a Sudamérica.

Los meteorólogos cubanos han advertido que el país estará sometido a temperaturas extremas cada vez más, como consecuencia del cambio climático global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba