Las energías renovables toman impulso a nivel mundial

La crisis económica no impide que, en general, el grueso de la producción energética limpia avance a paso firme en la última década. El interés del principio empieza a fraguarse en la práctica.
Las renovables se incorporan al quehacer diario y la eclosión en este escenario energético es visible, por ejemplo, como constata el grado de diversificación de estudios y aplicación.

La última semana de noviembre ha arrancado la Cumbre del Clima en Durban . Alrededor de 195 países se han reunido en torno al asunto principal de la última década: el cambio climático. Las posturas encontradas y las dificultades para conciliar intereses comunes por encima de los individuales reducen a esta mesa redonda sobre el clima a un punto a pactar: mantener vivo el protocolo de Kyoto, que está a punto de caducar.

Los objetivos contrapuestos de unos y otros países dejan a unos pocos paises solos en la defensa de la necesaria reducción de las emisiones de dióxido de carbono, uno de los gases que más contribuyen a generar el calentamiento climático.
Los científicos y expertos en el clima se conforman estos días con frenar la escalada en los termómetros a un límite de dos grados para que, en pocas palabras, la vida siga siendo sostenible sin grandes alteraciones a corto y/o medio plazo. Y es aquí donde entra en juego un factor importante que ha dado a conocer la Agencia Internacional de la Energía (AIE): el fuerte ritmo de crecimiento de las energías renovables , tanto solares, eólicas como otras secundarias o derivadas de estas.

Los medios de comunicación prestan cada vez mayor atención. Algunos destacan con un espacio con entidad propia el protagonismo y las consecuencias directas y beneficiosas de incorporar a nuestro día a día las energías limpias. Pero, también da cuenta de ello el hecho de que las renovables son objeto de estudio. Por mencionar, SEAS Estudios Superiores Abiertos ha venido formando a profesionales en la esfera de la eficiencia energética. Hablamos de energía eólica, pero también de términos menos conocidos como la energía minihidráulica o la cogeneración eléctrica. Son términos relativamente nuevos, no sencillos, pero que pronto se incorporarán a nuestro argot.

Al menos así lo manifiesta la AIE que coloca a España, junto a Alemania y EEUU, como uno de los países en los que más crece y se asienta en el grueso de las energías renovables. En datos se espera que de 2009 a 2020 el incremento sea de un 83%. Sería una auténtica revolución, un cambio factible a tenor del progreso experimentado entre 2005 y 2009, período en el que las renovables aumentaron un 17,8% del total de producción mundial pasando a un 19,3% en el último año.

¿Cuáles se colocan en cabeza? La solar fotovoltaica, con un 50,8%, la eólica en un 26,5%, y, por último, la hidroeléctrica, en un 3,1%. SEAS Estudios Superiores Abiertos, centro al que nos hemos remitido antes, forma a los profesionales en estos campos. Y es, por ejemplo, con la primera de todas ellas las renovables permiten aumentar la inversión en nuevas tecnologías.

La energía eólica es otra de las fuentes energéticas que han ganado peso y de las que se puede afirmar que bate récords aumentando constantemente su capacidad en nuestro país. El valle del Ebro o determinados pasillos orográficos e incluso las costas son escenarios para el desarrollo de esta tecnología renovable, que cada vez emplea a un mayor número de profesionales en los múltiples sectores que derivan de esta industria de la producción energética limpia.

Se calcula, según la AIE, que en el año 2035 las energías renovables supondrán ya un 45% de la producción eléctrica, cerca del 20% en calefacción y un 15% en el combustible del transporte. Además, esta entidad destaca que a partir del año 2005 China ha crecido en protagonismo al pasar a ser el país que más potencia ha instalado desde 2009. El gigante asiático ha anunciado que cuenta con planes ambiciosos para convertirse en el primer fabricante de módulos solares con un 55% del total en 2011 y un 39% en 2010.

En cuanto a la energía solar fotovoltaica, hasta 2009 un pequeño cupo de países (Alemania, España, Japón, EEUU, Italia y Corea del Sur) suponía el 90% de la cuota global. Ahora bien, en este contexto en que se multiplican las apuestas y los experimentos en eficiencia energética, el lanzamiento de estas tecnologías ya no depende solamente de centros de formación para profesionales como el de SEAS Estudios Superiores Abiertos , sino de crear un marco regulatorio que dé garantías de éxito y certidumbre a sus apliaciones. La AIE ha insistido la semana pasada en que de esta manera se podría favorecer el avance de las renovables y hacer más efectivos sus costes e inversiones en infraestructuras, así como en ampliación de mercado.

¿En qué redundará finalmente una política limpia adecuada? En disponer de las herramientas necesarias para frenar el cambio climático. Es una cadena en la que cada eslabón cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba