Lluvias dejan escenario “crítico” en Venezuela, Panamá y Colombia

Las lluvias que azotaron Venezuela, Colombia y Panamá en las últimas semanas dejando centenares de muertos y millonarias pérdidas materiales comienzan a dar una tregua, y las autoridades intensifican las labores para encarar la “crítica” situación.

En Venezuela las precipitaciones comenzaron a ceder en la mayor parte de las regiones costeras, las más afectadas por los deslaves e inundaciones que dejaron 35 muertos y 124.000 afectados.

Las lluvias azotaron Venezuela, Colombia y Panamá en las últimas semanas dejando centenares de muertos y millonarias pérdidas materiales.

Las lluvias azotaron Venezuela, Colombia y Panamá en las últimas semanas dejando centenares de muertos y millonarias pérdidas materiales.

El escenario tras las intensas lluvias es “crítico”. El gobierno venezolano decretó estado de emergencia en ocho regiones del norte y ubicó a miles de damnificados en hoteles, edificios gubernamentales y otros cientos de refugios, a la vez que empieza a recibir ayuda internacional.

“Llegaron tanques de agua, carpas, cobijas y colchonetas del Ecuador. Gracias Correa. Gracias Ecuador! Venceremos!”, escribió el presidente Hugo Chávez en Twitter, en agradecimiento a la ayuda enviada por su homólogo ecuatoriano Rafael Correa.

Venezuela ya había recibido apoyo desde Bolivia, Colombia y Cuba para atender a los más de 100.000 afectados, y espera ayuda de Brasil y Nicaragua.

En Panamá, el presidente Ricardo Martinelli prevé declarar el estado de emergencia para enfrentar las fuertes lluvias de los últimos días, que dejan 10 muertos y unos 4.000 afectados.

El cruce de buques por el canal de Panamá, por el que pasa 5% del comercio mundial, fue reanudado el jueves después de que permaneciera suspendido por 15 horas, al rebasar el agua los lagos que lo abastecen.

Los fuertes aguaceros han afectado sobre todo a Colombia, donde fallecieron 206 personas, algunas de ellas sepultadas bajo un alud de tierra en el barrio popular de La Gabriela, a las afueras de la ciudad de Medellín (noroeste).

Además, hay 119 desaparecidos, 246 heridos, y 1,7 millones de personas afectadas en 28 de los 32 de departamentos del país. Mientras, 2.049 viviendas quedaron destruidas y otras 275.000 afectadas, según el último balance oficial.

El presidente Juan Manuel Santos decretó el estado de emergencia, inicialmente por 30 días que podrían prolongarse hasta 90, para atender la situación, que según las autoridades meteorológicas se debe al fenómeno de La Niña.

“Para enfrentar situaciones de excepción, debemos tomar también medidas de excepción. Tomaremos la decisión de declarar la situación de desastre y la emergencia económica, social y ecológica, a que se refiere el artículo 215 de nuestra Constitución”, precisó Santos el martes en una alocución radiotelevisada.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció un préstamo de 350 millones de dólares al gobierno colombiano, que ha estimado en 325 millones de dólares los recursos necesarios para atender las consecuencias de las lluvias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba