Los #biocombustibles no compiten con alimentos

biodiesel-diarioecologia

El posible conflicto entre la producción de alimentos y la generación de Combustibles renovables – argumento utilizado para atacar las investigaciones sobre biocombustibles con el biodiesel – fue impetuosamente negado durante una mesa redonda que tuvo como tema “Bioenergía–Biocombustibles como alternativa viable para combustibles fósiles”, realizada en el Brasil.

Muchos de los diagnósticos y de las conclusiones fueron amparados en previsiones. Dan Arvizu, director del Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL), de los Estados Unidos, dijo que “del 2005 al 2030 habrá, en el planeta, un aumento del 55% en el consumo de energía.” Un cuadro que, ante el aumento del precio del petróleo, exige el desarrollo de la bioenergía. “Pero eso no será posible sin la aproximación e integración entre tecnología, mercado y política”.

La estimativa de José Turbino, que habló como representante para América Latina y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para Alimentación y Agricultura (FAO), es optimista. “Dentro de 20 años, los biocombustibles deben atender al 25% de la demanda global”. La apuesta por los biocombustibles en la Región San Martin nada tuvo que ver con la discusión acerca del destino de los alimentos para este propósito. Caña de azúcar y Piñón blanco, son cultivos promovidos como materias primas para producir etanol y biodiesel respectivamente. Las dos no tienen relación directa con los problemas de hambre que afectan a la humanidad, ni tampoco con los conflictos de tierras que se han presentado en otras latitudes.

Beneficios ambientales y sociales. Además de las ganancias ambientales proporcionadas por el combustible que se puede renovar, también fueron destacados los beneficios sociales. Principalmente por el presidente de la Asociación de Productores de Biocombustibles de Zambia, Thomson Sinkala, y por el coordinador nacional para el Desarrollo Sostenible de Biocombustibles de Colombia, Arturo Infante. “Vivimos, en nuestro país, un conflicto interno bastante peculiar. Los biocombustibles tendrán un rol fundamental cuando este problema sea resuelto”, dijo el colombiano. “Es un combustible social que mueve el cambio climático”, evaluó el director del Departamento de Combustibles Renovables del Ministerio de Minas y Energía, Ricardo Dornelles. Sin rodeos, Dornelles fue directo al centro de la cuestión. “El biocombustible es la mejor alternativa al fósil porque promueve la diversidad de la matriz energética; favorece la seguridad alimentaria al desarrollar la agricultura y generar renta de modo sostenible en el campo; incentiva el desarrollo económico regional y nacional y alivia los efectos de los cambios climáticos”, afirmó.

Una vez más Brasil fue elevado a la condición de modelo para el incentivo de la bioenergía. Dornelles apuntó los ejemplos practicados en el País, en los que “diez ensambladoras multinacionales producen casi 100 modelos diferentes de vehículos con tecnología flex-fuel.” Recordar el Proalcohol también fue inevitable. “Aproximadamente 1,2 mil millones de barriles de petróleo fueron ahorrados en Brasil, en función de la utilización del alcohol en los últimos 30 años”, recordó Souto.

Cómo beneficiarán los biocombustibles la agricultura familiar y mejorarán la inclusión social de sectores rurales menos favorecidos? Se considera que los cultivos de los que se puede producir aceite, y por ende biodiesel, son más aptos para la agricultura familiar, ya que cultivos como la higuerilla y el piñón (Jatropha curcas), que se adaptan a condiciones menos exigentes y que no requieren una gran cantidad de agua ni muchos cuidados agronómicos, se pueden cultivar con inversiones mucho menores. Otra ventaja de estos cultivos es que pueden utilizarse en sistemas asociados; por ejemplo, entre las hileras de higuerilla o Jatropha se puede cultivar frijol, que además de proveer alimento, fija nitrógeno en el suelo, lo que mejora la fertilidad de este. Por otra parte, la unión de varios pequeños productores sería suficiente para adquirir una pequeña planta para la producción de biocombustible que les permita suplir las necesidades energéticas locales o abrir nuevas oportunidades comerciales para sus productos, los que podrían vender como materia prima, o a los que podrían agregar valor mediante la extracción del aceite que contienen y la transformación de este en biodiesel. También es importante mencionar que el precio de algunos de los cultivos con potencial para la producción de biocombustibles se ha incrementado, lo que ha mejorado los ingresos a los agricultores una solución para detener el cambio climático.

1 comentario en “Los #biocombustibles no compiten con alimentos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba