Los hombres prefieren morir antes que renunciar a la carne

Una nueva encuesta descubrió que casi tres cuartas partes de los hombres preferirían reducir su esperanza de vida en hasta diez años antes que renunciar al consumo de carne. Este dato hace ver la unión entre el consumo de carne y la masculinidad, que sigue teniendo una fortaleza mayor ante un cambio dietético más saludable. Los organizadores de la encuesta australiana No Meat May esperan que su campaña impulse una mayor educación y conciencia sobre los beneficios de los estilos de vida sin carne.

La campaña No Meat May desafía a los participantes de la encuesta a eliminar la carne durante los 31 días del mes de mayo. Este estudio encuentra que el concepto infundado que relaciona el consumo de carne, la masculinidad y la fuerza física impide que los hombres prueben una dieta más sana y sostenible.

Con la participación de 1.000 participantes adultos en Australia, la encuesta encontró que el 73% de los hombres preferiría reducir su esperanza de vida en 10 años antes que eliminar la carne de su dieta, mientras que el 47% de todas las mujeres y hombres encuestados perciben el consumo de carne como una «empresa masculina».

Es decir, tres cuartas partes de los hombres no estaban convencidos de los beneficios para la salud de una dieta sin carne, a pesar de la creciente evidencia de lo contrario.

La ciencia durante muchos años ha demostrado que comer carne y otros productos animales aumenta el riesgo de desarrollar ciertos cánceres, enfermedades cardíacas, obesidad y tener una esperanza de vida reducida, sin mencionar que es uno de los mayores contribuyentes al calentamiento global y la destrucción de nuestro medio ambiente.

El mes pasado, un estudio histórico a gran escala a nivel de población en el Reino Unido encontró una asociación entre el consumo de carne y nueve enfermedades no cancerosas, muchas de las cuales no se consideraron en investigaciones anteriores, como neumonía, enfermedad diverticular, pólipos de colon y diabetes.

Mientras tanto, las dietas a base de plantas están vinculadas a resultados positivos para la salud, y existe una asociación inversa entre un mayor consumo de alimentos de origen vegetal y las tasas de mortalidad por enfermedades cardíacas.

No Meat May pretende reducir el consumo de carne

La encuesta No Meat May también preguntó a los participantes sobre sus puntos de vista sobre el cambio climático y encontró que hasta el 81% dice que se preocupa activamente por el problema y el medio ambiente. Sin embargo, el 79% dijo que no eliminaría la carne de sus dietas para ayudar a reducir su huella de carbono.

El cuestionario muestra de manera alarmante que los hombres australianos no están al tanto de ninguno de estos hechos, no los creen o simplemente no les importa.

A la luz de estos hallazgos, No Meat May espera cambiar el estigma en torno a las dietas sin carne con su campaña, que busca educar a las personas sobre la multitud de beneficios para la salud, el bienestar planetario y animal de las dietas basadas en plantas.

Como parte de su iniciativa, la organización sin fines de lucro brinda apoyo a los participantes que desean probar un estilo de vida sin carne, al igual que la campaña británica Veganuary, que ha tenido un gran éxito en la promoción de cambios dietéticos a largo plazo entre sus participantes después de completar el desafío de enero.

Tú que opinas?

[fbcomments]