¿Los panameños hacemos un uso responsable del agua?

Los panameños somos como los norteamericanos y como toda sociedad actual: la vida moderna implica un sobreuso del recurso y un manejo poco cuidadoso del agua, pero no es un problema individual. Hay que mantener sistemas de provisión, verificar el estado de las tuberías y promover una cultura de conservación. Un refran dice que “si quieres conservar el agua, tienes que apagar la luz”.

Hay varios problemas graves. Existe minería irresponsable, que daña la calidad del agua y la hace inutilizable. Además, los servicios sanitarios a lo largo de las ciudades y comunidades rurales no están bien desarrollados, es necesario mejorar la calidad de los sistemas de desagüe para la gente que vive en esos pueblos pequeños. También hay un problema con el uso de plaguicidas en la agricultura comercial.

En unas comunidades, quizás no en la mayoría, hay actitudes, conocimientos y saberes sobre el uso del recurso hídrico que pueden servir como base para una nueva cultura del agua. Esto implica saber administrarla de forma eficiente, conocer qué cultivos ahorran agua y cuáles gastan demasiada, cómo dar agua a los animales, etc. El Estado debe apoyar este tipo de esfuerzos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba