Malaria, dengue y cólera van en alza por el cambio climático

dengue2-diarioecologia

El clima cambia y este cambio no solo trae consigo problemas para los cultivos o la biodiversidad, pues la salud de las personas también se ve afectada. Así lo evidencia el primer Atlas mundial del climareporte hecho por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El informe señala que, en algunos lugares, la incidencia de enfermedades como malaria, dengue, meningitis y cólera puede multiplicarse por más de 100 entre una estación y otra, así como variar de manera considerable de un año a otro.

Por otra parte, las olas de calor que normalmente se registran cada 20 años podrían suceder en promedio cada dos a cinco años a mediados del presente siglo.

Asimismo, factores como la pobreza y la falta de acceso a agua potable empeoran la situación de los países en desarrollo.

En este sentido, la colaboración entre los organismos de salud pública y los especialistas en meteorología es vital, lo cual ya rinde los primeros frutos.

Por ejemplo, el número de muertos por ciclones de similar intensidad en Bangladesh se redujo de 500.000 en 1970, a 3.000 en el 2007, gracias a mejoras en los sistemas de alerta temprana y preparación.

Próximos pasos. Pese a los avances de colaboración entre organismos de salud pública e institutos de meteorología, aún falta camino por recorrer, pues estas alianzas apenas comienzan.

Por eso, esta semana, Ginebra, Suiza, es la sede de una reunión de especialistas en ambos temas para trazar acuerdos.

“La prevención y la preparación son el núcleo de la salud pública. La información sobre la variabilidad del clima y el cambio climático es para nosotros un instrumento científico de enorme ayuda”, dijo en un comunicado de prensa Margaret Chan, directora de la OMS.

Michel Jarraud, director de la OMM, es de la misma opinión:

“El refuerzo de la cooperación entre los profesionales de la meteorología y de la salud es fundamental para garantizar la incorporación de información actualizada, precisa y pertinente sobre el tiempo y el clima en la gestión de la salud pública”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba