Mercedes Benz Clase B F-CELL. El futuro es la combustión de hidrógeno

B-Klasse F-Cell

Con la electricidad obtenida por el hidrógeno, los coches tendrán emisiones cero, una autonomía de 400 kms y se repostarán en pocos minutos.

El presidente de Mercedes, Dieter Zetsche, está eufórico con el nuevo coche de hidrógeno y acaba de hacer público que la marca que preside lanzará en gran serie un modelo movido por electricidad producida por hidrógeno en el año 2014, un años antes de lo previsto inicialmente. Una buena noticia para el futuro.

Mercedes ha terminado el Tour en el que tres vehículos Clase B equipados con pila de hidrógeno han hecho una vuelta al mundo para celebrar el 125 aniversario de la fundación de la marca. El resultado ha sido muy bueno, no ha habido el menor problema técnico durante todo el recorrido y se mostrado al mundo que esta tecnología es perfectamente utilizable con la tecnología actual. Eso sí, si hubiera la infraestructura necesaria.

El itinerario del F-Cell World Drive supuso recorrer 30.000 kilómetros y 14 países de cuatro continentes. Tras tomar la salida el 30 de enero en Stuttgart, tres automóviles con pila de combustible de la Clase B pasaron por París, Barcelona y Madrid, rumbo a Lisboa. El viaje se reanudó en Miami y de allí prosiguió a Los Ángeles y Vancouver. Desde Canadá, la caravana voló a Australia; y de allí pasarán al continente asiático, donde atravesarán China, Kazajstán y Rusia. Y tras 125 días llegaron a Stuttgart el pasado día 2 de junio.

A comienzos de los noventa Mercedes-Benz ya experimentaba con la propulsión por hidrógeno. Entonces, la costosa técnica todavía ocupaba por completo un vehículo de 3,5 toneladas. Hoy, todas las piezas se alojan sin problema en los bajos de la carrocería de la Clase B. El hidrógeno se almacena en tres depósitos recubiertos con fibra de carbono e instalados en suelo doble del vehículo, con capacidad para unos cuatro kilogramos de gas, lo que proporciona una autonomía aproximada de 400 kilómetros. Por el tubo de escape solo sale vapor de agua, consecuencia de la reacción del hidrógeno y el oxígeno. Más respeto por el medio ambiente, imposible. El Clase B F-CELL combina una elevada autonomía con tiempos de repostaje cortos, lo que le hace apto tanto para el uso diario en zonas metropolitanas así como para los viajes largos. La pieza clave de este vehículo ecológico es la nueva generación de motores eléctricos con pila de combustible, un grupo compacto, seguro y potente, con plena idoneidad para el uso diario. La pila de combustible genera la electricidad necesaria en el mismo vehículo, a partir de la reacción química del hidrógeno y el oxígeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba