Miembros de ONG acreditadas en Durban protestan ante al plenario de la cumbre

Cerca de cien miembros de ONG acreditadas en la XVII Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático de Durban (COP17) se manifestaron hoy frente al salón plenario para reclamar a los negociadores un acuerdo contra el calentamiento global.

Los activistas fueron rodeados por un nutrido grupo de policías, que dejaron abierto el acceso al salón de plenos y cortaron el paso a los activistas para impedir mayores aglomeraciones.

Los manifestantes cantaron una canción de liberación zulú (lengua africana mayoritaria en Sudáfrica) que solían entonar los trabajadores negros de Sudáfrica y Zimbabue durante el apartheid, régimen de segregación impuesto por la minoría blanca sudafricana hasta 1994.

Los activistas reclamaron a los delegados de la cumbre, que hoy deben llegar a un acuerdo sobre los siguientes pasos para la lucha contra el cambio climático, que «detengan a los contaminadores y escuchen a la gente».

Numerosas pancartas reclamaban a África «permanecer fuerte» y cargaban contra la falta de ambición de los países para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Otro lema que se podía leer en los carteles fue «No matéis a África», continente que aloja la cumbre del clima en esta ocasión, uno de los más vulnerables al calentamiento global.

«Pedimos a los países que no rebajen sus aspiraciones de lucha contra el cambio climático, y que la Unión Europea no se alinee con las posturas (menos ambiciosas) de China, Estados Unidos e India», explicó a EFE Aida Vila, portavoz del grupo ecologista Greenpeace, que participa en la cumbre de Durban.

Los grupos ecologistas consideran que las negociaciones para un acuerdo en Durban postergan para después de 2020 las acciones necesarias para combatir el cambio climático, un «plazo demasiado largo para los países más vulnerables, que no pueden esperar», añadió Vila.

El director ejecutivo de Greenpeace, Kumi Naidoo, y nueve personas más fueron expulsadas del recinto y se les retiraron sus acreditaciones, por lo que no podrán volver a ingresar en el centro de conferencias, informó la organización a través de un comunicado.

La cumbre de Durban afronta el reto de renovar un segundo periodo del Protocolo de Kioto -cuyo primer plazo acaba en 2012-, el único tratado que obliga a los países en desarrollo a reducir emisiones, a excepción de EEUU.

Canadá, Japón y Rusia han anunciado que no renovarán Kioto, y la Unión Europea afirma que sólo lo hará si se pone en marcha una hoja de ruta para llegar a un acuerdo legalmente vinculante en 2020 que incluya a las economías en desarrollo y los países occidentales.

Grupos civiles y ecologistas han llamado también a una vigilia en las inmediaciones del centro de conferencias, que comenzará a las seis de la tarde hora local (16:00 GMT) y se prolongará hasta que los ministros lleguen a un acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba