Naturaleza sorprendente: energía solar biológica gracias a una proteína y a una avispa

avispa

Por: Daniel Martín:

Descubren que una proteína es capaz de aprovechar la energía solar tras ver cómo cambia el color del oro; y que una avispa es capaz de usar energía del Sol.

Los últimos avances en energía solar apuntan hacia los componentes biológicos para aprovechar esta energía renovable. Una proteína, llamada ferritina, almacena la energía procedente del Sol y un tipo de avispa la consigue transformar en energía eléctrica.

El primero de los descubrimientos llega de la mano de la Universidad de Brigham Young y del profesor Richard Watt, descendiente de James Watt, inventor de la primera máquina de vapor rentable y que da nombre a la unidad de potencia, el vatio o watt.

Richard Watt y su equipo tenían la sospecha de que la ferritina, una proteína común, podía transformar la energía solar en energía utilizable por el ser humano, por lo que realizaron un experimento para demostrarlo.

Descubrieron que las manchas marrones y amarillas de esta avispa actuaban como una célula fotovoltaica, transformando la energía del Sol en energía eléctrica. La zona marrón del insecto está compuesta por surcos que desvían la luz solar en varios rayos de luz, mientras que el área amarilla tiene una serie de poros y un pigmento llamado xantopterina. De forma que la parte superficial de la avispa oriental capta la luz y la xantopterina realiza la transformación de la energía solar en energía eléctrica. La energía obtenida por este insecto es usada posteriormente para aumentar la temperatura o para llevar energía a las alas.

Continúa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba