Niños conforman orquesta con instrumentos de material reciclado

1_niños-diarioecologia.jpg

Sánchez trabaja con niños de zonas vulnerables de Bogotá para que ellos mismos, con material reciclable, construyan instrumentos de percusión y los interpreten sin más formación musical que su propio instinto.

Palabra azteca, el mitote se refiere a un baile ritual de la cultura popular en el que los integrantes danzan al ritmo de sus voces. Desde 2000, el músico y pedagogo mexicano Daniel Sánchez ha organizado mitotes en 13 de los 31 estados de su país, así como en España, Italia, Canadá, Uruguay, Japón y Colombia.

La idea de Sánchez es crear una conciencia colectiva a partir del concepto de orquesta, en el que cada integrante es pieza fundamental para lograr la armonía grupal. Según Sánchez, la orquesta Mitote, bajo el lema «La basura de unos es la riqueza de otros», busca una aplicación social del arte con un componente ambiental. «El arte no es de los artistas -dice el músico mexicano-. El mitote recrea la relación entre el individuo y el grupo.

La idea es ligar a la comunidad a partir de la música y la ecología».

Los mitotes de Sánchez han demostrado que no se necesita leer partituras para formar una orquesta. Una vez construidos los instrumentos, el público aprende los ritmos a través de la repetición de frases que evocan los sonidos más representativos de sus tierras.

Sánchez reconoce que la orquesta Mitote no va a cambiar la situación de pobreza y miseria de sus integrantes. Pero, afirma, ese no es el objetivo. La finalidad es que estos niños, que deben vivir en un entorno vulnerable y muchas veces de maltrato, se sensibilicen a través del contacto con la música y la ecología y a partir de la oralidad se apropien de su espacio vital.

Revista Cambio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba